Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio
Boletín de novedades

Recibe semanalmente
nuestras novedades:
¡Suscríbete!
Boletín electrónico de novedades de Onubenses.org: ¡Suscríbete!

Entrar


¿Ha olvidado su contraseña?
¿Nuevo usuario?
 

contratación de publicidad on line

Entidades del mundo

WWF denuncia que en siete meses han muerto atropellados tantos linces como en el peor año de la historia

From Organizaciones. Published on 28/07/2014.

lince<br />© WWFSe alcanza en apenas siete meses el triste récord de atropellos de linces de 2013, con 14 muertos en las carreteras andaluzas

El récord de mortalidad de linces por atropellos estaba en 14 muertes en un año y ocurrió en 2013. Hoy se ha alcanzado esta cifra negativa, pero en apenas siete meses. La última muerte ha ocurrido en una carretera de Doñana competencia de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía. El mal estado de los vallados de esta carretera ya había sido denunciado en varias ocasiones por técnicos, entidades locales y por WWF. Para la organización, es inadmisible la desidia de la Consejería en este asunto y exige una solución urgente.

El último lince atropellado en las carreteras ha sido un cachorro de apenas cuatro meses. Esta muerte es la número 14 en lo que llevamos de año, lo que significa que ya se ha alcanzado el triste récord de atropellos de la historia, que estaba en 2013. Según WWF, de seguir esta media de dos atropellos al mes, se pueda llegar a los 24 atropellos este año, una cifra que pone en riesgo los esfuerzos de conservación de la especie.

En este caso, el suceso ha ocurrido en una carretera autonómica (la A 481 que une las localidades de Hinojos, Huelva, y Villamanrique de la Condesa, Sevilla) donde en los dos últimos años ya se habían producido otras dos muertes. WWF ya había alertado sobre la peligrosidad de esta vía debido a la presencia de una hembra que la atravesaba reiteradamente y al mal estado de conservación de los vallados que deben conducir los linces hacia los pasos seguros ya existentes.

La organización denuncia que esta carretera es competencia de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía, uno de los socios del proyecto Life+ Iberlince, y que tiene asignado un presupuesto de un millón de euros para intervenciones para reducir el riesgo de atropellos de la especie. Sin embargo, WWF critica que la Junta ni siquiera ha firmado el convenio de colaboración con la Consejería de Medio Ambiente para recibir esos fondos y aplicarlos.

Según Luis Suárez, Responsable del Programa de Especies de WWF España: 'Es inaceptable que uno de los socios del proyecto Life+ IberLince, que pretende salvar al felino más amenazado del mundo, no cumpla con sus obligaciones y compromisos'. Y añade: 'La Consejería de Fomento está desaprovechando la posibilidad de invertir fondos europeos en mejorar la situación de las carreteras andaluzas y además está incumpliendo sus obligaciones de mantener en buen estado los vallados existentes".

WWF va a mandar una carta a la Consejería de Fomento para pedirle que se ponga a trabajar de forma inmediata para arreglar las carreteras donde están siendo atropellados los linces. Asimismo, la organización también va a seguir recogiendo firmas en la campaña 'Ni un lince más atropellado' hasta que tanto el Ministerio de Fomento como la propia Junta arreglen las carreteras que son de su competencia

Competencia detecta más anomalías en la subasta eléctrica de diciembre

From Organizaciones. Published on 28/07/2014.

La CNMC cifra en 392 millones el sobrecoste que ha tenido para el consumidor la validación de esta puja.

Gil Scott-Heron’s anti-nuclear song speaks to us across 40 years

From Organizaciones. Published on 28/07/2014.

There aren’t many songs about nuclear power, but a very fine one by Gil Scott-Heron shows us things never change.

As we’ve discussed many times on the Nuclear Reaction blog, one of the defining characteristics of the nuclear industry is its inability to learn lessons.

By way of illustration, here’s the mighty poet, musician and activist Gil Scott-Heron singing his 1977 song “We Almost Lost Detroit”

Scott-Heron was recalling, on his 1977 album Bridges, the partial fuel meltdown in 1966 at the Fermi 1 nuclear reactor about 50 kilometres from Detroit, in the US. The fuel melted because of a blockage that stopped coolant from reaching the reactor. Fermi 1 is now in what the US regulator calls a “deferred dismantling” mode and will at some point be “dismantled and the property decontaminated.”

More than ten years after this chilling near miss, Scott-Heron wrote…

And what would Karen Silkwood say if she was still alive? That when it comes to people's safety money wins out every time.

Nearly 50 years later, that has been a defining feature of the nuclear industry’s reaction to the Fukushima nuclear disaster. It’s all about the bottom line. Don’t frighten investors and shareholders. Fight measures that might reduce the risk to people but threaten profits. Profits before people.

The nuclear industry will tell you it is adapting and evolving, but in reality it never changes. Gil Scott-Heron knew that and we know that.

Sadly, Gil Scott-Heron died in May 2011, a mere three months after the ongoing Fukushima nuclear disaster began.

We don’t need to imagine what he would have thought about the catastrophe and the betrayal of the people who lost their homes and everything they held dear in the aftermath. His words ring down the years.

53whZIpWKoc

15 detenidos acusados de estafar 3 millones de euros gestionando falsas recompras de multipropiedades

From Organizaciones. Published on 28/07/2014.

La investigación comenzó a finales de marzo tras la recepción de numerosas denuncias de ciudadanos europeos a los que contactaban por teléfono pidiéndoles una cantidad por supuestos gastos de una venta que nunca se llevaba a cabo.

Nueva polémica por un sistema que accede a datos personales de los usuarios de iPhone

From Organizaciones. Published on 28/07/2014.

Se trata de un procedimiento para el diagnóstico de dispositivos y permite almacenar los contenidos del móvil en equipos que los consumidores certifiquen como seguros.

La Junta aprueba una subida en la ITV que omitió a las asociaciones de usuarios en el trámite de audiencia

From Organizaciones. Published on 28/07/2014.

La propuesta no incluía incrementos de precios para las inspecciones de ninguno de los distintos tipos de vehículos ni subidas para las realizadas con un retraso de más de un mes respecto del plazo.

La Policía detiene a 27 personas por trucar los cuentakilómetros de vehículos en concesionarios

From Organizaciones. Published on 28/07/2014.

Variaban el número de kilómetros entre 80.000 y 120.000 con sofisticadas herramientas de diagnosis, con lo que duplicaban el valor de los coches. Hasta el momento se han detectado 48 manipulaciones.

Falsos técnicos de Microsoft piden dinero a través del teléfono por reparar sistemas operativos Windows

From Organizaciones. Published on 28/07/2014.

Aunque de momento sólo hacen sus llamadas en inglés, el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil ya avisa de que estos ciberdelincuentes tendrán más éxito cuando empiecen a hacerlo en español.

El papel de las multinacionales en Guatemala a raíz de los Acuerdos de Paz

From Organizaciones. Published on 28/07/2014.

El impacto de la globalización en Guatemala

Si bien es cierto que el capitalismo ha estado presente durante todo el devenir histórico de Guatemala, la globalización ha sido la vía conductora que le facilitó su asentamiento. Por ello, el iniciar el análisis del impacto de la globalización en Guatemala arrancando desde el 1996 tiene su causa en la firma del Acuerdo de Paz firme y duradera, y el ‘supuesto' fin de la guerra, lo cual se encuentra directamente relacionado con la total apertura al panorama internacional que vive el país desde ese momento.

Una de las estrategias que el gobierno empleo para la firma del Acuerdo de Paz firme y duradera, vino directamente relacionada con la exigencia del mercado económico internacional por invertir sus capitales en contextos de paz y seguridad. Asumiendo esta premisa el gobierno forzó la firma de los acuerdos pensando que estos asegurarían la entrada del país a la globalización, y que de este modo se estimularía el crecimiento económico expandiendo sus bienes por toda la población. Pero no solamente no ha ocurrido esto, sino que la pobreza se ha agudizado y los conflictos de base que se negociaron para la firma del Acuerdo de Paz firme y duradera han sido totalmente vulnerados, o en el mejor de los casos olvidados. Por ello en la actualidad nos encontramos con problemáticas muy latentes cuya raíz se sitúa en las demandas que marcaron el inicio de la guerra. Por lo tanto y según iremos analizando a continuación, vamos a poder comprobar como las problemáticas históricas se repiten en la actualidad pero en el nuevo marco de la globalización.

Para entender dichas problemáticas remarcaremos algunos de los principales hechos que han marcado el camino de la globalización en Guatemala. Por ello partimos de comprender la globalización como un proceso que tiene sus principios económicos en el capitalismo y sus bases políticas en el liberalismo, lo cual nos sitúa en la política económica como punto inicial de análisis.

En 1995 Guatemala entra a formar parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC), lo cual le abre las puertas para adaptar la política económica a las demandas del mercado internacional, lo que ocasiona un auge en la privatización de las entidades propiedad del estado y el consecuente aumento de la inversión extranjera directa (IED).

En enero del 1996 asume el poder político el Partido de Avance Nacional (PAN), caracterizado por su propaganda en la que se comprometía a dar fin a la guerra y llevar el desarrollo a las áreas rurales. El cual, además, es el encargado de la firma del Acuerdo de Paz firme y duradera, y también de la mayor política de privatización de empresas de propiedad estatal.

Ya que la verdadera estrategia política del gobierno era atraer la inversión directa extranjera mediante la privatización de 56 empresas de propiedad estatal, siendo avalado por el recién creado Comisionado Presidencial para la Modernización. De esta manera, y con el consejo de algunos bancos de capital extranjero, se fueron privatizando los servicios de telecomunicaciones, de energía y de transportes. El resultado fue la entrega de estos servicios a manos de empresas de capital extranjero, con lo que se dio inicio a la etapa del expolio. Por fin, se había consolidado lo que el mercado internacional andaba buscando: el control de los recursos naturales de un país rico ambientalmente, el dominio de las vías de comunicación para el paso de mercancías en Centroamérica, y mucha mano de obra para la producción a un muy bajo coste y con pocos Derechos Laborales y muy flexibles.

Durante el período de 1996 al 2000 en Guatemala se implementaron leyes con una fuerte carga liberal, en las que prácticamente se anulaba la función del Estado en los asuntos económicos, o incluso ponía la economía al servicio de las grandes empresas, lo cual volvía a suponer una dominación para la población, esta vez de carácter imperialista. Con ello, las Inversiones Extranjeras Directas (IED) alcanzaron su máxima expresión, y se extendieron hacia nuevos sectores como el de la alimentación, la bebida, los textiles o la minería. Todo ello fue posible gracias a la adopción de la Ley de Inversión Extranjera del 1998, en la que se buscaba favorecer la entrada de IED, tal como podemos observar a continuación: [1]

Mediante la presente ley también se pretende crear un régimen más favorable para lograr la atracción de capitales extranjeros que efectivamente coadyuven a cumplir con los propósitos mencionados en los considerandos anteriores, eliminando entonces disposiciones legales que contienen limitaciones o restricciones aplicables únicamente a las inversiones extranjeras y que ya no se consideran necesarias o justificables.

De esta manera, se da por cumplido uno de los preceptos que nos marca el proceso de globalización en lo que se refiere a la tendencia hacia la liberalización del comercio, que es la creciente internacionalización de las producciones y la concentración de los mercados interiores a manos de empresas extranjeras. Por lo que podemos concluir que este período resultó ser estratégicamente favorable para la entrada e implementación del proceso de globalización en Guatemala.

Durante el período del 2000 al 2004, gobernó el partido político del Frente Republicano Guatemalteco (FRG), con el empresario Alfonso Portillo como presidente. Tres hechos destacables marcarán esta legislatura en lo que se refiere a la protección de la IED: la creación de la Ley de libre negociación de Divisas en el 2001, la consolidación y puesta en funcionamiento de la agencia de promoción de inversiones ‘Invest In Guatemala' propuesta en el 1997, y el Programa Nacional de Competitividad (PRONACOM). [2]

La creación de la Ley de libre negociación de Divisas, según la agencia de promoción de inversiones Invest In Guatemala, [3] “establece la libre compra, transferencia, venta, cobro y pago con divisas y autoriza la tenencia y manejo de cuentas bancarias en moneda extranjera, tanto en bancos nacionales como extranjeros”. [4]

Coyunturalmente a estos procesos vemos como a partir del 2000 hasta la actualidad, desde los diferentes gobiernos de Guatemala se han estado firmando una serie de Tratados de Libre Comercio, tanto de carácter bilateral como multilateral, que han contribuido a la configuración de una economía basada en la exportación e importación.

Además, resulta importante resaltar como a través de dichos tratados el gobierno compromete al país a salvaguardar los intereses de los capitales provenientes, en su mayoría, de los países del Norte político, sumiendo a la población a trabajar en situaciones laborales precarias. Por ello para entender el rumbo de la economía de Guatemala es importante que tengamos en cuenta los tratados de libre comercio firmados.

Por orden cronológico, los tratados de libre comercio de carácter multilateral y bilateral, son:

JPEG - 105.8 KB

En el análisis de contenido de estos tratados, podemos fácilmente describirlos como un mecanismo institucional al servicio del mercado internacional, que afianza las relaciones políticas en la globalización mediante el beneplácito del poder ejecutivo. Lo cual nos lleva a replantearnos la influencia que estos tienen en el ámbito judicial, es decir, en el poder legislativo. Entonces nos encontramos con un panorama contradictorio, puesto que al tiempo que dichos tratados se presentan como reguladores del comercio internacional, también los diferentes informes de Naciones Unidas sobre Guatemala durante la última década, nos alertan de un importante aumento de la corrupción, una vulneración de los Derechos Laborales y una violación al conjunto del los Derechos Humanos. El ejemplo más esclarecedor de ello, lo encontramos en las negociaciones para la aplicación del TLC o DR-CAFTA, [5] en las que se recoge:

El Gobierno de los Estados Unidos de América, al igual que la Comisión de Aplicación de Normas de la 98ª y 99ª Conferencia Internacional del Trabajo ha manifestado su preocupación por el reiterado deterioro de la situación de los derechos humanos laborales y sindicales en Guatemala y la falta de voluntad política del Gobierno de Guatemala para solventar esta situación. Esta falta de voluntad política se manifiesta no sólo en la ausencia de avances concretos en el combate al uso y amenazas de violencia que parecen estar relacionados al ejercicio o el intento de ejercer los derechos laborales en Guatemala, inclusive el derecho de asociación y el derecho de sindicalización y de negociación colectiva sino también con la falta de protección adecuada para las personas amenazadas por la violencia, entre otros.

.

Por lo tanto, es fácil deducir que el carácter regulatorio de los tratados no tiene consecuencias positivas para la población, al contrario de lo que se ha promulgado desde los gobiernos. Puesto que las empresas transnacionales son las que mejor beneficiadas salen de dichos acuerdos, ya que les permiten, además de abrir un nuevo mercado para el consumo, abaratar los costes de producción y cultivo (en el caso de alimentos), acceder a recursos naturales no explotados y conseguir una abundante mano de obra barata a su servicio. Todo ello mediante promesas en las que comprometen sus inversiones al aumento de la economía, a promover puestos laborales para la población, y a alcanzar el ideal de desarrollo o mal desarrollo.

La consecuente apertura de nuevos mercados, ha aumentado significativamente en la ultima década, sobretodo en lo que respecta a la proliferación de grandes cadenas alimentarias, como son McDonald's, Burger King, Taco Bell o Pollo Campero. La sociedad de consumo ha irrumpido en una Guatemala en la que la pobreza económica extrema aun es latente en las calles de las urbes y en las zonas rurales. Viviendo su cotidianidad podemos fácilmente observar como las estrategias publicitarias incitan a la diferenciación social y estereotipan un nuevo modelo social: el de una persona asentada económicamente, que vive en las zonas cerradas de las urbes, y que posee un puesto de trabajo privilegiado económicamente. Algo totalmente diferente a la situación de la mayoría de la población, la cual se concentra en las zonas rurales, dedica su tiempo a actividades agrícolas o ganaderas, trabaja precariamente en las grandes fincas, y posee un bajo nivel de consumo económico.

Lo cual se refuerza en los datos que arroja el Instituto Nacional de Estadística de Guatemala (INE), en la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos del 2012, [6] que podemos ver a continuación:

PNG - 67.3 KB

Que la agricultura y la ganadería, representen la mayor actividad económica de Guatemala, indica que hay una gran parte de tierra cultivada y una inmensa cantidad de población localizada en zonas rurales. Pero contradictoriamente a esto, nos encontramos con un 29% de población ocupada en régimen de empleado privado, y solo un 10% de población ocupada en el sector agrícola que trabaja por cuenta propia. Lo cual analíticamente nos da pistas sobre la relación entre la actividad agrícola y las empresas transnacionales dedicadas al monocultivo, sobre el que fácilmente podemos deducir que existe una gran concentración en la tenencia de tierras, sobre la cual alerta el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas [7] de la siguiente manera:

La producción a gran escala aún cubre el 70% de la tierra cultivable, la cual es controlada por el 2% de los terratenientes, mientras que los campesinos propietarios de pequeñas parcelas, principalmente indígenas, sólo acceden a un 2'5% de esta tierra

.

Cabe anunciar que el porcentaje es aun mucho menor si analizamos la tenencia de tierra por parte de las mujeres.

Otro dato que nos es alarmante paralelamente a la extensión de los monocultivos, es el aumento de los índices de pobreza extrema e incluso desnutrición, tal como se recoge en el siguiente párrafo: [8]

Los modelos de desarrollo implementados, además de carecer por completo de planteamiento a largo plazo y poner en grave peligro al medio ambiente, han sumido a aproximadamente la mitad de la población en la pobreza, situación que se ve agravada en el medio rural, donde el 72% de la gente es pobre y el 40% se encuentra en extrema pobreza, y en las comunidades indígenas, que registran un 55% de personas en situación de pobreza.

Lo que evidencia, que la entrada de empresas transnacionales y la extensión de monocultivos, principalmente de caña de azúcar, palma africana, banano y hule, esta directamente relacionada con el aumento de la pobreza. Consecuentemente la desestructuración social provocada por la irrupción de las transnacionales ha provocado que la población rural se vea en una situación de marginación, y con unas condiciones de vida difícilmente aceptables. Por lo que su soberanía alimentaria ha sido gravemente afectada, al igual que su salud debido a los grandes índices de contaminación atmosférica y del agua.

La deforestación masiva de grandes zonas de sabana, como eran los territorios de la Costa Sur o el Petén, ha impactado en el clima, provocando una bajada de precipitaciones, lo que ha reducido considerablemente las reservas de agua. Los caudales de los ríos se han visto reducidos, y con una fuerte erosión.

El agua que se recibe en muchas de las comunidades campesinas y/o indígenas provee de los ríos o afluentes que pasan cerca de ella, esta agua se usa para el consumo y la higiene, y también para el riego de los cultivos. En general, esta agua es la base de la vida de muchas de las personas que viven en las zonas rurales.

Las reservas de agua potable en Guatemala son un recurso en grave peligro de extinción, en muchas zonas urbanas el acceso al agua esta restringido por días, y en las zonas rurales su acceso es mediante pozos y fuentes. Pero el problema de la escasez no reside en la cantidad, sino en su manejo y distribución. En Guatemala no existe una ley que regule el uso y distribución del agua, solamente encontramos el ‘Reglamento de las descargas y reúso de las aguas residuales y de la disposición de lodos', lo que supone un paraíso para las empresas transnacionales que necesitan del agua para procesar sus productos o para regar sus monocultivos. Lo cual explica la fértil presencia de industrias transnacionales de refrescos (Coca cola, Pepsi, cerveza Gallo…), la gran cantidad de hidroeléctricas (Unión Fenosa), la proliferación de minería a cielo abierto, y la concentración de empresas dedicadas al monocultivo, procesamiento y exportación de banana, palma africana, hule, caña de azúcar, chicle, ajonjolí, café… en las zonas rurales.

El impacto en el agua que han ocasionado todas estas transnacionales en las zonas rurales, es muy alarmante, puesto que la contaminación de ríos, pozos o acuíferos, por uso de pesticidas esta ocasionando graves afecciones en la salud de las personas. Además, y tal como y como se ejemplifica en el caso de la comunidad de ‘El Caserío La Ayuda', estas empresas utilizan motores de extracción de agua y construyen represas para desviar el caudal de los ríos para el riego de sus cultivos, lo cual ocasiona que en épocas de lluvias las comunidades colindantes se inunden y en época de verano sufran graves sequias.

Otra de las problemáticas surgidas es la proliferación de semillas mejoradas en los cultivos. En lo que respecta a este punto, la empresa de Monsanto se muestra como líder mundial en la mejora genética de semillas, con 674 patentes en biotecnología. Además en Guatemala, el propio Gobierno y algunas organizaciones han estado repartiendo semillas mejoradas dentro de los programas de desarrollo. Lo cual ha ocasionado la pérdida paulatina de muchas semillas criollas, y al contrario de contribuir al mejoramiento de la soberanía alimentaria, ha provocado un descenso en la diversidad de cultivos, reduciendo drásticamente la diversificación en los alimentos que consume la población.

En resumen, destacar que en el contexto de Guatemala, la globalización es un fenómeno fácilmente identificable, puesto que esta inmiscuida en la cotidianidad social, política, económica, y cultural. Y esto es resultado de que Guatemala constituye un país estratégico económicamente por su localización geopolítica, por ser paso de mercancías y personas entre Centroamérica y Norteamérica, por su riqueza ambiental apetecible para el expolio de recursos naturales, y por su diversidad étnica propicia para la mercantilización de la cultura. En conjunto, todos estos factores contribuyen a que Guatemala se postule internacionalmente como un país atrayente para inversiones extranjeras, que intrínsecamente necesitan de su subordinación para su beneficio.

Guatemala: una sociedad globalizada forzosamente

Tal como hemos ido viendo hasta el momento, la realidad de Guatemala se configura a partir de una serie de fenómenos sociales imbricados que sería muy difícil entender si los analizáramos de manera separada. De igual manera la diversidad de adscripciones étnicas, hacen que en el país hayan diferentes maneras de comprender la vida o cosmovisiones, que enriquecen la cotidianidad social.

Las relaciones sociales en Guatemala, tienen una fuerte carga política, que se ve influenciada por una guerra muy reciente, una postguerra nunca reconocida, y una violencia estructural. Además de ello, los mercados financieros se han expandido por todo el país, y la comunicación de masas se ha popularizado en todas las zonas tanto por lo literal como por lo hablado. Las representaciones sociales sobre las que las personas configuran sus propias realidades y que son las principales referencias, han mantenido un dinamismo atado a lo que la política del mercado publicita mediante los diferentes medios de comunicación, otorgando un significado diferente y ajeno a las realidades de las comunidades rurales e indígenas, que no se corresponde ontológicamente a su propia cosmovisión ancestral, y que han servido para configurar nuevos modelos de interacción social a favor del neocapitalismo.

Por ello es importante referirse, aunque sea de forma breve, al modo en el que las personas interactúan en su relación con el entorno. Siendo así, y a partir de la lectura de Adela Cortina, [9] he considerado destacable recoger un resumen de las tres formas de respuestas sociales que se dan frente al proceso de globalización:

1) La primera de ellas es la reacción denominada como ‘timorata o catastrofista': desde esta reacción la persona se muestra deseosa de hacer marcha atrás al enfrentarse con algo tan inmenso y sobre lo que no existe un control definitorio. Es una reacción derivada de una representación social de la realidad en la que los cambios se muestran como las pautas a seguir y sobre los cuales las personas se ven incapaces y asustadas por adaptarse a nuevos procesos, por lo que optan por definir la realidad de forma apocalíptica. En la forma de interactuar de la persona en sociedad se da una primacía a lo individual, y refleja ciertas actitudes de miedo o preocupación abrumadora en su relación con las demás personas. Por lo que la persona intenta reducir por todos los medios su contacto social mediante el encierro en un lugar en el que se sienta segura. En la sociedad global actual, este tipo de actitudes son muy prolíficas en determinadas comunidades en las que la globalización se ha experimentado de forma rápida, insegura y con una gran implicación en la vida cuotidiana de las personas.

2) El segundo tipo de reacción es la ‘oportunista': de carácter más capitalista con énfasis en la acumulación de riqueza económica, este modelo que determina la forma de afrontar la realidad globalizada se presenta en perfecta armonía con el sistema capitalista de consumo, en tanto que la persona está perfectamente adaptada a los nuevos modelos de vida determinados por las transacciones pecuniarias. Existe una prioridad en el interés propio o del grupo, según las situaciones y según los beneficios que devengan de un nivel o de otro, esto se refleja en el hecho de que si formar parte de una comunidad determinada le supone un provecho personal o no. Detrás de esta forma de interacción no hay más principios morales que los del propio bienestar personal. Aunque las personas que encontramos referenciadas en este modelo no colaboran de forma directa con la proliferación o mantenimiento del proceso de globalización, si que las encontramos en la base sobre la que se sustenta. En cierto modo, es reflejo de un tipo de ‘alienación' social desde el que si que existe un descontento hacia determinadas pautas de la globalización, pero la capacidad de acción para la transformación o cambio se ve tan pormenorizada para la persona, que esta no es capaz de afrontar ningún proceso contrario al devenir global. Podríamos determinar que es la forma en la que reaccionan la mayoría de personas en las sociedades actuales.

3) El tercer modo de reacción es la ‘ética': en esta se encuentra reflejada una minoría de la población que si que cree en la transformación social hacia nuevas formas de interacción más relacionadas con los valores de justicia global. En relación, se da una primacía al pensamiento colectivo sobre el individual, que busca la constitución de una ‘ciudadanía social organizada' en la que se de una alta participación e implicación en la esfera social orientada al bienestar humano y ecológico en términos globales. No va en contra del proceso de globalización, pero si busca el cambio de una globalización económica a una más social, justa e igualitaria.

Ahora bien, una vez que tenemos recogidas estas tres formas de afrontar la globalización, pasemos a un análisis más concreto de la sociedad guatemalteca. Cada una de estas reacciones la podemos encontrar en diferentes actos personales y colectivos, según sea nuestro objetivo en la investigación. Pero lo que en la presente investigación nos interesa es observar como estas respuestas se entremezclan entre ellas, y dan como resultado una respuesta colectiva organizada desde el malestar individual. Por eso es importante, destacar que estas tres formas de respuesta lejos de proponerse como ‘tipos ideales', [10] se alejan de ello y nos dan indicaciones que nos sirven para entender las pautas sociales manifestadas por el impacto directo de la globalización.

Según Edelberto Torres, pensador guatemalteco del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), “la sociedad guatemalteca se parece a un edificio extraño de lejos, desagradable de cerca y que produce la impresión que está a punto de implosión”. [11] El edificio esta estructurado en 5 pisos: 3 en la superficie y 2 en la parte inferior (sótanos). Estos sótanos se encuentran casi ocultos, pero sin los cuales difícilmente se sostendría la estructura. Esta metáfora de la sociedad guatemalteca con una estructura vertical, también nos habla de jerarquías y clases sociales.

A medida que ascendemos en el edificio, nos vamos encontrando con mucha más limpieza, riqueza y lujos, pero cada vez hay menos personas y están mas alejadas de la base. Lo que nos indica que el país esta sumido en una pobreza estructural de la que difícilmente es posible salir, que es mayoritaria en cantidades de miles de personas y que realmente son las que sustentan las bases de la sociedad.

Siguiendo la clasificación que este autor hace: en los dos sótanos inferiores del edificio, con muy poca distancia nos encontraríamos con el ‘estrato bajo extremo' y el ‘estrato bajo', en una situación de ostracismo institucional, que a pesar de estar configurado por la mayor parte de la población, tienen muy poca o ninguna incidencia en aspectos políticos y económicos del país. Entre estos dos pisos y los siguientes encontraríamos una gran distancia, y es que en los siguientes pisos se encuentra la minoría de la población en condiciones de bienestar. El primer piso de la superficie estaría habitado por el ‘estrato medio bajo', que mantienen una relación directa con el sistema capitalista pero que a su vez son explotados por el mismo. El segundo nivel de la superficie nos encontramos con el ‘estrato medio' que incluyen a la ‘pequeña burguesía', formada básicamente por profesionales liberales con un nivel educativo medio alto, que son el publico objetivo de la sociedad de consumo. Y por ultimo en el piso superior, estaría la ‘élite' de la sociedad, que en la sociedad guatemalteca es fácilmente identificable por ser literalmente los ‘dueños del país'. Eso si, es importante destacar que en este edificio la movilidad social es muy reducida y nunca colectiva, sino individual, por eso es tan influyente la competitividad. Entre las distancias que separan los diferentes pisos, nos encontramos todos aquellos peldaños que uno a uno nos van describiendo los prejuicios que sujetan discriminaciones tanto por cuestiones culturales como económicas, las cuales son el germen del estancamiento que imposibilita la movilidad social ascendente.

Transversalmente aun se sienten los efectos de una cultura heteropatriarcal, manifestado en la sumisión de la mujer y marginación de colectivos de diversidad sexual e identitaria. Pero también del colonialismo, ejemplificado por determinadas familias que aun en la actualidad se resisten por conservar la ‘pureza de su sangre' de origen español. Todo ello asentado en el sistema de desigualdades que a lo largo del tiempo se ha ido forjando en el interior de la sociedad, por ello:

La estratificación guatemalteca es la expresión polarizada de sus múltiples desigualdades, una de cuyas manifestaciones, la más utilizada por su valor descriptivo apunta a la dinámica de las inclusiones/exclusiones que mueve las relaciones sociales de la población [12]

.

Pero sobretodo, lo que si que es importante destacar es que Guatemala es un país pobre económicamente en relación al poder económico de la mayoría de la población, pero es un país rico ambientalmente, culturalmente y organizativamente. Tantos años de resistencia y lucha que aun en la actualidad persisten son ejemplo de ello, y esto es lo vemos claramente reflejado en el papel del Comité de Unidad Campesina (CUC), que constituye un referente de lucha social y política en el país.

Beatriz Plaza Escrivá es investigadora del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) - Paz con Dignidad.

[1] Véase Anexo 3: Ley de Inversión Extranjera. Recogido en el cuarto párrafo del apartado primero.

[2] Para más información sobre el programa puede consultar la web: www.pronacom.org

[3] Para más información sobre dicha agencia puede consultar la web: www.investinguatemala.org

[4] Para revisar el informe en el que se recoge dicha aclaración, puede consultarlo mediante el siguiente enlace: http://www.forodereflexion.com.ar/download/Plataforma%20de%20negocios%20Guatemala.pdf

[5] Véase texto completo en el siguiente enlace; http://www.csacsi.org/index.php?option=com_content&view=article&id=6187%3Aguatemala-eeuu-inicia-proceso-de-consultas-del-tratado-entre-dr-cafta&catid=26%3Aagencia-de-noticias&Itemid=258〈=es

[6] Puede visitar el informe mediante el siguiente enlace: http://www.ine.gob.gt/np/enei/enei%202012/publicaciones/Publicacion_ENEI2012.pdf

[7] Informe anual de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Apartado 66. Fecha: 30 de enero del 2012.

[8] Coordinación de ONG y Cooperativas de Guatemala (CONGCOOP), en Plataforma Agraria: Informe de propuestas políticas ‘A las puertas de la muerte'. Julio, 2008. Guatemala. Enlace para su consulta: www.plataformaagraria.org/guatemala/index.php?option=com_content&view=article&id=50&Itemid=55.

[9] Cortina, A. (1997): Ciudadanos del mundo. Hacia una teoría de la ciudadanía. Ed. Alianza. Madrid.

[10] En referencia a la categoría de ‘tipos ideales' de M. Weber.

[11] Recogido en el artículo de E. Torres: ‘Guatemala: Un edificio de cinco niveles'. Fecha: 2008.

[12] Ibídem.

Ali

From Organizaciones. Published on 27/07/2014.

Nunca nadie pensó que la barriada tenía tantos muros hasta que un día aparecieron pintados de blanco. Unos (los más abundantes) servían para separar unas casas de otras, pero los había también para impedir que los balones se escaparan del campo de fútbol, para limitar el espacio de la escuela o para indicar la entrada al centro comunitario. El más alto, el que les impedía ver lo que hay del otro lado de la cuidad, fue el primero en llenarse de historias.

Desde entonces los muros hablan de lo que allí ocurre, de la droga que destroza sueños y de cómo un grupo de madres, tenaces, va recogiendo los añicos para reconstruirlos. Del olor que desprenden los márgenes de la exclusión social y de cómo hacer que el viento se lo lleve y traiga fragancias nuevas. De los libros que aparecieron cargados de dibujos y de letras y eso hizo que muchos ojos tuviesen ganas de leer.

Ali escogió un trozo de muro de una esquina poco transitada y escribió la palabra DIGNIDAD.

Un precio muy alto para obtener escasos resultados

From Organizaciones. Published on 27/07/2014.

Carlos Berzosa – Consejo Científico de ATTAC España

El paro en la economía española está descendiendo levemente, según las cifras que proporcionan el paro registrado y las más fiables de la Encuesta de Población Activa. Esta mejora ha llevado al Gobierno a lanzar las campanas al vuelo presentándolo como un éxito de la política económica puesta en práctica. Se reconoce que ha habido que efectuar sacrificios pero ha merecido la pena, pues ya se empiezan a ver los resultados. Además, se añade, las drásticas medidas tomadas han sido necesarias por la herencia recibida del Gobierno socialista. Se ha evitado el rescate, una verdad a medias, y se ha conseguido no caer en el abismo. Todo este discurso lo que trata es de encubrir el fracaso de la política económica llevada a cabo.

El Gobierno del Partido Popular lleva dos años y medio en la dirección de país, sin embargo, la impresión que produce en ocasiones es que sigue en la oposición, culpabilizando de todos los males al Gobierno socialista, en lugar de asumir sus propias responsabilidades en la toma de decisiones. Lo que pretende por todos los medios es la forma de encontrar justificaciones que le sirvan para defender su incumplimiento electoral y para no enfrentarse a la realidad de los daños causados con su gestión.

La incapacidad que ha mostrado en la gestión de la crisis, los escasos frutos obtenidos en su solución y la frustración que ha creado entre su propio electorado al no haber resuelto ni siquiera parcialmente los problemas derivados de la recesión, cuando entre sus promesas electorales estaba el que con ellos todo se solucionaría de la noche a la mañana, no es otra cosa que un mal resultado como Gobierno. La idea que trataron de difundir es que con el PP en el Gobierno se resolvería el principal problema de la crisis, que era principalmente de confianza. Con un partido conservador en el Gobierno volvería a restablecerse la inversión empresarial, bajaría la prima de riesgo, y se incrementaría el consumo. Nada de eso ha sucedido, de ahí la frustración que han sufrido muchos de sus votantes. La prima de riesgo de hecho aumentó en sus primeros meses de Gobierno y si luego ha tendido al descenso, no es por méritos propios, sino por la actuación del Banco Central Europeo (BCE).

La crisis tiene raíces más profundas y su desconocimiento es lo que ha conducido a tomar medidas equivocadas, tanto en la Unión Europea como en España. Las causas de la crisis han dado lugar a una literatura notable y abundante, que sí ha sabido desentrañar las razones de por qué ha tenido lugar un hecho de esta naturaleza, cuando los Gobiernos y la mayor parte del pensamiento económico, antes de que estallara la Gran Recesión, se asentaban en lo que Galbraith bautizó, con acierto, la cultura de la satisfacción. Pero parece que esta literatura, que va desde posiciones convencionales, críticas eso sí con la economía de libre mercado que se ha impuesto en los últimos años, hasta las visiones más heterodoxas, no se encuentra entre los libros de cabecera de los dirigentes actuales.

De todas maneras, a pesar de la existencia de esta buena y rigurosa literatura económica, como estamos en periodo de vacaciones y no se trata de recomendar libros sesudos sobre la crisis, no porque en verano seamos más tontos sino por ser días de relajación, desconexión, deporte, paseos, marchas, diversión y de pereza, les voy a proponer una novela, que trata sobre la crisis financiera actual, acerca del origen del Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, ahora que se cumplen setenta años de la creación de estos organismos económicos internacionales, con caza de brujas incluida, Memorial del engaño de Jorge Volpi (Alfaguara, 2014) . Una novela en la se mezcla ficción con hechos y personajes reales, escrita por un autor mexicano que tiene otros libros notables como En busca de Klingsor y No será la tierra.

Tras este paréntesis literario, lo que muestran las acciones de política económica practicadas es que se han combinado la ignorancia de lo que hay que hacer ante una crisis de esta envergadura conjuntamente con la defensa de los intereses económicos dominantes, grandes corporaciones y las finanzas. Sin embargo, conviene matizar, pues si bien esto es una tendencia general, hay diferencias entre los países, aunque desde luego lo hecho está muy claro en España, sobre todo con el Partido Popular.

Así, sin entrar a juzgar las medidas de austeridad tomadas por el Gobierno socialista francés, que son muy criticables, sin embargo requiere matices. En una entrevista realizada en el diario El País al primer ministro francés, Manuel Valls, este afirma: “Asumimos nuestras opciones prioritarias: reducir el déficit a la vez que mantenemos nuestras prioridades con 60.000 empleos nuevos en cinco años en la Educación nacional; empleos suplementarios en la policía, la gendarmería o la justicia, a la vez que mantenemos la investigación y las universidades. Pocos países han seguido esta senda equilibrada”. En España, se ha hecho lo contrario: destrucción de puestos de profesores, personal sanitario, recortes a la investigación y a las universidades.

Los recortes se hacen sin establecer prioridades y no se afronta una verdadera reforma fiscal, no la que está preparando el Gobierno, que sea capaz de abordar los principales problemas: la baja capacidad recaudatoria del sistema impositivo y el enorme fraude.

Un libro lúcido que expone de una manera clara las insuficiencias del sistema fiscal español es el de Francisco de la Torre Díaz ¿Hacienda somos todos? (Debate, 2014). El autor pone el dedo en la llaga de esas insuficiencias, aunque no se esté de acuerdo en todo con él, pero no cabe duda de que puede servir como una guía para saber qué reforma fiscal convendría llevar a cabo.

Se crea empleo, lo que sin duda es positivo, pero muy lentamente frente al grave problema padecido, y lo que es peor, en unas condiciones laborales precarias y sin apenas derechos. Esta política económica estrecha de miras y sesgada hacia los grandes intereses no sirve para volver a la situación de bienestar que tenía este país antes de que se produjera el cataclismo económico. Los daños causados por la crisis y la política económica han sido muy graves hasta el punto de que en un país que se sitúa, según la clasificación del Banco Mundial, en el grupo minoritario de ingresos altos esté sufriendo privaciones y situaciones precarias típicas de otras épocas de la historia pasada y triste de nuestro país.

Artículo publicado en nuevatribuna.es

El presidente de Iberdrola cobró 7,6 millones hasta junio en dinero y acciones

From Organizaciones. Published on 27/07/2014.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, recibió 7,6 millones de euros de retribución en el primer semestre del año, según detalla la compañía en la documentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores acerca de los resultados de enero a junio, en los que el beneficio cae un 13% por el impacto de la reforma eléctrica, muy criticada por las empresas.

El importe de 7,6 millones recibido por Galán incluye la retribución variable anual y el pago en acciones por un plan de incentivos plurianual, por lo que, en principio, ese nivel de retribución no es extrapolable al segundo semestre.

De enero a junio, Galán recibió 284.000 euros de remuneración fija por su cargo de presidente del Consejo de Administración, la misma cifra que el año anterior por ese concepto. Cobró además dietas de asistencia por importe de 44.000 euros, frente a los 80.000 del año anterior. Las primas de asistencia a cada una de las reuniones del consejo y de sus comisiones son de 4.000 euros para el presidente y de 2.000 euros para los vocales.

Las principales retribuciones, sin embargo, las cobró por el desempeño de sus tareas ejecutivas. Por ellas, Galán recibió 1,125 millones de euros de sueldo fijo y 3,146 millones de retribución variable anual, "vinculada a la consecución de objetivos, así como al desempeño personal" correspondiente al año 2013. La cifra supone un descenso frente a los 3,25 millones del año anterior. También por sus funciones ejecutivas, recibió 36.000 euros de retribución en especie.

Todas esas retribuciones suman 4.635.000 euros, un 2,8% menos que el año anterior por los mismos conceptos. Pero a eso se une la entrega de 536.359 acciones el pasado 25 de junio, una sesión en que las acciones de Iberdrola cerraron en 5,53 euros. Eso suma otros 2,966 millones de euros a la retribución total percibida en el primer semestre, que suma 7,601 millones.

Ese pago en acciones de 2,966 millones es consecuencia del llamado "Bono estratégico 2011-2013. El Consejo de Administración acordó el pasado 24 de junio liquidarlo con un grado de cumplimiento del 93,2%. Ese bono fue aprobado por la junta de accionistas de mayo de 2011.

Asimismo, la junta de accionistas de marzo pasado aprobó con un 75,68% de votos a favor, un 1,37% en contra y un 22,92% de abstenciones el informe anual sobre remuneraciones de los consejeros, en el que se incluían no solo las retribuciones del pasado ejercicio sino también la política retributiva para este año.

Acebes cobra 25.000 euros al mes

En cuanto al resto de miembros del Consejo de Administración, el consejero director general, José Luis San Pedro, que cesó en su cargo a finales de junio, recibió 1,6 millones de euros entre sueldo, dietas, retribución fija y variable y 90.640 acciones, valoradas en unos 500.000 euros.

El sueldo de los vocales de comisiones del consejo de Iberdrola que no son presidentes de comisiones se mantiene congelado este año en 253.000 euros anuales. Es la retribución, por ejemplo, del exministro Ángel Acebes. En el primer semestre cobró 127.000 euros de sueldo y 22.000 euros de dietas, lo que suma 149.000 euros, casi 25.000 euros mensuales.

Ver en línea : El País, 23 de junio de 2014.

La nueva izquierda en la era neoliberal

From Organizaciones. Published on 27/07/2014.

Emir Sader - Página/12

Las referencias fundamentales para entender el mundo contemporáneo vienen de la hegemonía imperial norteamericana y del modelo neoliberal dominante. Ser de izquierda en la era neoliberal es luchar por un mundo multipolar y por la construcción de un modelo de superación del neoliberalismo, de un modelo posneoliberal.

Son referencias globales, que afectan a todos nuestros países y pueblos, cualquiera que sea el continente donde se encuentren. El final de la Guerra Fría resultó en un mundo unipolar bajo la hegemonía imperial norteamericana, que ya no encontraba límites para ejercer su dominación. El tiempo de la pax americana es un tiempo de más guerras, que afectan la vida de gente de todos los continentes, de forma directa o indirecta. Es un tiempo de un poder que busca militarizar los conflictos para tratar de resolverlos por medio de la fuerza.

El modelo neoliberal surgió del agotamiento del modelo de desarrollo industrial comandado por las grandes corporaciones, que marcó el ciclo más grande de expansión económica del capitalismo.

La izquierda se reorganizó para resistir al modelo neoliberal y a la acción imperial norteamericana con éxitos distintos. Si el neoliberalismo había tenido en América latina el continente donde más se había propagado, y en sus modalidades más radicales, fue justamente ahí que la resistencia y la reacción fueron más fuertes. Después de las crisis de México en 1994, de Brasil en 1999 y de la Argentina en 2001/2002 –sus economías más grandes–, el fracaso del modelo neoliberal y las luchas de resistencia permitieron elegir gobiernos posneoliberales en Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia y Ecuador –gobiernos que siguen dirigiendo a sus países hasta hoy–.

Se constituyó así una nueva izquierda, que ha incorporado la comprensión de las nuevas condiciones de luchas en el marco de las grandes y regresivas transformaciones por las que había pasado el mundo, en el final de la Guerra Fría y en el ascenso del modelo neoliberal. Líderes como Hugo Chávez, Lula, Néstor Kirchner, Evo Morales, Rafael Correa pertenecen a esa nueva izquierda.

Lo mismo no sucedió en otros países de la región, el caso más significativo es el de México. Uno de los países pioneros en la introducción del neoliberalismo en Latinoamérica, a pesar de todos los daños que el país sufrió y sigue sufriendo, su izquierda no ha logrado todavía llegar al gobierno. Fue una izquierda que no logró, al contrario de otros países del continente, colocar el modelo neoliberal y sus fracasos en el centro del debate, favoreciendo la alternancia entre los partidos de derecha, en lugar de una victoria de la izquierda.

Esos gobiernos y fuerzas de izquierda de América latina viven cierto nivel de aislamiento a escala internacional, a pesar del reconocimiento de sus éxitos, aun en el marco internacional de supervivencia del neoliberalismo. Que es uno de los elementos de debilidad de esos gobiernos, pero que no depende de ellos, sino de que la comprensión que esas fuerzas han tenido se propague hacia otras regiones del mundo, especialmente hacia la izquierda europea.

Esta fue una víctima concentrada de las transformaciones que ha vivido el mundo con el fin de la Unión Soviética, sus efectos sobre las alianzas en la izquierda, así como la adhesión de la socialdemocracia al modelo neoliberal –lo cual ha desfigurado completamente la izquierda como históricamente se había constituido en las décadas anteriores en Europa–. El resultado es una debilidad como nunca había tenido la izquierda desde hace mucho tiempo. Sea la incomprensión del rol de la hegemonía imperial norteamericana, sea las trampas en que ha caído respecto del neoliberalismo –en la Unión Europea–, lo cierto es que la izquierda del siglo XXI, posneoliberal, da ahora sus primeros pasos para constituirse, en países como Grecia y España, entre otros.

Del fortalecimiento, constitución y la articulación entre los distintos sectores de la nueva izquierda –la izquierda del siglo XXI, la izquierda post neoliberal– depende la superación de la hegemonía imperial norteamericana y del modelo neoliberal.

 

La potencia de fuego del lobby financiero

From Organizaciones. Published on 27/07/2014.

Juan Hernández Vigueras - Consejo Científico de ATTAC España

 En los últimos tiempos, ha crecido la atención al peso de las finanzas sobre la Unión Europea que le venía prestando el Observatorio de las Corporaciones en Europa, Corporate Europe Observatory (CEO). Esta fundación sin ánimo de lucro, residente en Ámsterdam, constituye un grupo activista y de investigación que trabaja para exponer y denunciar la desmesurada influencia de que gozan los grandes grupos empresariales, incluidos los bancos y firmas financieras, en la elaboración de las políticas de la UE. Con noticias, campañas e informes este Observatorio denuncia lo que muchos venimos criticando desde hace más de una década, particularmente la captura de Bruselas por los grupos financieros que controlan los procesos de decisiones europeas. Un control que ha llegado al punto en que el Presidente del Banco Central Europeo, un hombre de Goldman Sachs, sea el gobernante europeo con mayor poder e influencia que ejerce, por ejemplo, sobre el nivel de la mal llamada prima de riesgo o nivel de rentabilidad (yield) exigida por los inversores a los bonos soberanos españoles en el mercado secundario; y cuya bajada se atribuye a si mismo el gobierno español actual.the_firepower_of_the_financial_lobby_infographic_final_en-1 (2)Sobre la tremenda influencia de la banca sobre las instituciones europeas, hace unos meses este Observatorio ha publicado un informe con el título de The fire power of financial lobby,disponible en pdf, del que ofrecemos traducida la introducción:  “La enorme influencia y el poder destructivo de los mercados financieros se hicieron evidentes con el colapso económico mundial de 2008 que alimentó una crisis financieras de la que Europa aún tiene que recuperarse. Estos hechos pusieron de manifiesto la extrema necesidad de normas más estrictas en los mercados financieros. Pero la reforma ha resultado difícil, particularmente debido al éxito de las campañas emprendidas por el lobby financiero en la Unión Europea, con su “potencia de fuego” para resistir las reformas que le desagradan, ha sido demasiado evidente en cuestiones como la regulación bancaria, los derivados, las agencias de calificación de crédito, las normas contables, y muchas más.Los resultados son impresionantes. En total, el sector financiero gasta más de 120 millones de euros al año en cabildeos en Bruselas y emplea a más de 1.700 lobistas. El sector financiero presionó sobre la regulación post-crisis  de la UE a través de más de 700 organizaciones de lobby; superando en número a las organizaciones de la sociedad civil y a los sindicatos por un factor de más de siete, con un predominio aún más fuerte cuando se tienen en cuenta la cuantía de los gastos del lobismo y personal. En suma, el lobby financiero supera masivamente en gastos a otros intereses (públicos) en términos de grupos de presión de la UE, por un factor de más de 30.En el curso de nuestra encuesta  siempre tomamos las cifras más conservadoras, con el fin de que resulte una estimación segura. Los números reales son probablemente mucho más altos. Esta subestimación se debe también a la falta de un registro obligatorio en el ámbito de la UE que proporcione información fiable para un seguimiento adecuado del lobismo del sector privado. Por último, una mirada a la presencia del lobby financiero en los grupos de asesores oficiales en la UE, que ayudan a conformar las políticas, revela su predominio masivo, en el que estaban dominados por el sector financiero 15 sobre 17 grupos de expertos que se incluyeron en la investigación. En suma, el lobby de la industria financiera dispone de enormes recursos y disfruta de acceso privilegiado a quienes toman las decisiones. Teniendo en cuenta el fracaso en abordar de raíz algunos de los problemas en el corazón de la crisis financiera, y el impacto negativo de la crisis sobre los ciudadanos europeos, esta situación representa un grave problema democrático que los políticos deben abordar con rapidez, especialmente para evitar la repetición.”El referido informe  sobre los grupos de presión en la UE aporta detalles de interés  y abunda en el análisis que se ofrece el capítulo  sobre La lobicracia de Bruselas  en el libro Los lobbies financieros, tentáculos del poder.La Europa opaca de las Finanzas

Ahora es Alemania la que está en la mira de EE.UU. ¿Son soberanos los países europeos?

From Organizaciones. Published on 26/07/2014.

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España

Después de acosar a la banca del Reino Unido, Suiza y Francia, ahora le toca el turno a Alemania. Commerzbank, el segundo mayor banco de Alemania, está en la mira de Estados Unidos por sus transacciones comerciales con Irán, Siria, Sudán, Cuba, Corea del Norte y Myanmar, países que están en la lista negra de Estados Unidos. Hasta el momento, la multa llega a los 500 millones de dólares y es una auténtica bofetada en la cara a Ángela Merkel, que nada dijo a Estados Unidos tras el escándalo de espionaje. Por ello el liderazgo de Ángela Merkel está siendo fuertemente cuestionado y Francia elabora un plan para “liberar a Europa de la hegemonía estadounidense”.

El Commerzbank ha sido amenazado por hacer negocios con países que han sido proscritos por Estados Unidos, como Irán, Cuba, Sudán, Corea del Norte y Mianmar. La multa llega hasta el momento a los 500 millones de dólares y el Commerzbank se dispone a pagar para cerrar el tema cuanto antes y evitar que las sanciones escalen al nivel de BNP Paribas, donde la multa llegó a los 8.970 millones de dólares con -además- la prohibición de realizar transacciones en dólares en cualquier parte del mundo. ¿Por qué Europa no buscó mecanismos para deshacerse del dólar y valorar su propia moneda, con el resto del mundo?

De acuerdo a New York Times, las negociaciones del Commerzbank con el gobierno de Estados Unidos ya están en marcha. Estados Unidos dice tener pruebas del dinero ilícito que el Commerzbank destinó hacia aquellos países proscritos, y a los que hay que negarles la sal y el agua. Para Estados Unidos, estas son “auténtica violaciones a sus regulaciones”, lo que pone a esta banca en calidad de cómplice de las actividades de estos países. Para la ley de Alemania, sin embargo, no están prohibidas estas transacciones. ¿Cual es el problema entonces? Que las transacciones se hicieron en dólares de EE.UU. ¿Por qué no las hizo en euros el Commerzbank? Esto es porque al parecer la banca alemana no cree en su propia moneda!

Para el Commerzbank, así como para el BNP Paribas y los otros bancos europeos penalizados por Estados Unidos, el castigo llega en el peor momento posible: cuando hay dudas sobre la veracidad de las pruebas de esfuerzo practicadas a la banca europea y que pueden hacerla temblar en cualquier momento. De acuerdo a estas pruebas, la banca europea debería haber ya salido de la crisis y tener limpios sus balances. Sin embargo la situación financiera sigue siendo precaria y la banca puede requerir nuevos rescates dado que la banca sigue siendo el gran problema de Europa. Commerzbank es uno de los bancos rescatados por el BCE, y a pesar de sus exiguas ganancias, es uno de los patrocinadores de la Copa Mundial de Fútbol. Esto indica que cuando estalle la burbuja financiera del fútbol será uno de los primeros en caer.

El Blog Salmón 

 

El tormento de Gaza y los crímenes de Israel son nuestra responsabilidad

From Organizaciones. Published on 26/07/2014.

Noam Chomsky - La Jornada

A las tres de la madrugada del 9 de julio, en medio del más reciente ejercicio de la barbarie israelí, recibí la llamada telefónica de un joven periodista palestino en Gaza. Al fondo podía escuchar los gritos de su hijo pequeño en medio de las explosiones y el rugir de los jets que disparaban contra cualquier civil que se moviera, y también contra hogares.
Este joven acababa de ver estallar por los aires a un amigo suyo, quien circulaba en un vehículo claramente marcado como de prensa. Alcanzaba a escuchar los gritos que provenían de la casa vecina, tras la explosión, pero no pudo salir por temor a convertirse en blanco.

Se trata de un barrio tranquilo. No hay objetivos militares… a excepción de los palestinos, quienes son el blanco de la maquinaria de alta tecnología que Israel posee gracias a que Estados Unidos se la proporciona.

Mi amigo dijo que 70 por ciento de las ambulancias fueron destruidas, y que de todos los muertos y heridos cerca de dos tercios son mujeres y niños. Muy pocos activistas de Hamas han sido víctimas de los bombardeos. Siempre son las víctimas acostumbradas.

Es importante entender lo que es la vida en Gaza cuando Israel se comporta de maneramoderada entre una crisis y otra. Una buena representación de esto la reportó el representante de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, Mads Gilbert, el valiente físico experto de nacionalidad noruega, quien ha trabajado mucho tiempo en Gaza y vivió la cruel y asesina operación Plomo endurecido. En todos aspectos, la situación es desastrosa.

Sólo en lo que respecta a los niños, Gilbert reporta: “Los niños palestinos en Gaza sufren inmensamente. Gran cantidad padece desnutrición por las condiciones impuestas por el gobierno israelí, debido al bloqueo al territorio palestino de Gaza. La anemia es común en todos los mayores de dos años, a los que afecta en 72.8 por ciento. Desnutrición, baja talla y bajo peso afecta, respectivamente, a 34.3, 31.4 y 31.45 por ciento de todos los niños del territorio. Estos índices empeoran, según cada nueva medición.

Cuando Israel se porta bien al menos dos niños palestinos son asesinados cada semana, y este patrón se ha mantenido durante los últimos 14 años.

La causa de fondo es la ocupación criminal de los territorios palestinos y todas las medidas que se adoptan en Gaza para que su población sobreviva apenas, mientras los palestinos de Cisjordania son obligados a mantenerse dentro de cantones inaccesibles, todo lo cual pone a Israel en una violación flagrante del derecho internacional y resoluciones explícitas del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por no hablar de una mínima decencia humana.

Y así continuará mientras Israel sea apoyado por Washington y tolerado por Europa, para nuestra vergüenza eterna.

Noam Chomsky es profesor emérito de lingüística y filosofía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Cambridge, Mass.

Traducción: Gabriela Fonseca

Salario mínimo y empleo juvenil: otra farsa del FMI

From Organizaciones. Published on 26/07/2014.

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

El Fondo Monetario Internacional se acaba de sumar a las propuestas de la patronal de reducir el salario mínimo con la excusa de que así disminuiría el paro juvenil. Y para ello, como le ocurre casi siempre, oculta evidencias y recurre a prejuicios bastante alejados de la realidad.

La discusión sobre la influencia de los salarios mínimos en el empleo es antigua y hoy día tenemos evidencias indiscutibles, aunque no por ello exentas de polémica. Quienes asumen como punto de partida las hipótesis del modelo de mercados perfectos concluyen que un salario mínimo superior al de equilibrio hace que las empresas sustituyan trabajo por capital, disminuyendo, por tanto, el empleo. Quienes abordan el problema desde otras posiciones teóricas llegan a conclusiones diferentes: los salarios mínimos pueden tener efectos positivos si llevan consigo un aumento de la productividad o de la demanda global, o pueden tenerlos neutros o inciertos, según el caso. Las evidencias empíricas disponibles más bien tienen a demostrar esto último, es decir, que su efecto general puede ser inconcluso pero no negativo: positivo, nulo o sin apenas relevancia sobre el empleo (sobre este debate, se puede ver mi artículo Más engaños del Banco de España).

Sin embargo, no ocurre lo mismo con el efecto de los salarios mínimos sobre el empleo juvenil. La evidencias empíricas son más complejas.

Así, los economistas más cercanos a las hipótesis ortodoxas suelen aceptar que, en términos generales, un incremento del 10% en el salario mínimo puede llevar consigo un aumento de entre el 1% y el 3% en el paro juvenil, dependiendo de las diferentes franjas de edad. Pero esto se pone en cuestión en estudios que toman en consideración periodos de expansión económica, como ha ocurrido en España entre 2000 y 2008, cuando se ha podido apreciar que la subida en el salario mínimo no influyó en el desempleo juvenil (Maite Blázquez, Raquel Llorente and Julián Moral. Minimum Wage and Youth Employment Rates in Spain: New Evidence for the Period 2000-2008).

Aunque el efecto del salario mínimo sobre el empleo y el paro juvenil es, por tanto, más complejo que el que tiene sobre el empleo en general, tampoco se pueden establecer conclusiones definitivas, sobre todo, en escenarios abiertos y dispares o de largo plazo.

Para justificar la reducción del salario mínimo como forma de disminuir el paro juvenil en Europa se recurre a una evidencia: los países que no tienen salario mínimo legal tienen una tasa de paro juvenil mucho más baja que los que sí lo tienen. Efectivamente, los cinco países que no tienen salario mínimo legal y que registran menos paro juvenil —Alemania, Austria, Dinamarca, Finlandia y Suecia— tienen una tasa media de paro juvenil del 14,1%. Por el contrario, los cinco con salario mínimo legal y mayor tasa de paro —Grecia, España, Croacia, Portugal y Eslovaquia— tienen una tasa media del 45,5%.

Pero incluso ese hecho cierto es discutible como argumento para asegurar que la disminución del salario mínimo genera más empleo juvenil. Primero, porque, en realidad, casi todos los países que no tienen salario mínimo legal tienen mínimos salariales por la vía de la negociación, lo que en la práctica viene a ser lo mismo. Y, además, porque hay países de este grupo, como Italia o Chipre, que también tienen un nivel muy elevado de paro juvenil (43% y 37,3% respectivamente). Y otros, como Holanda, que tienen poco paro juvenil (10,8%) y salario mínimo muy elevado (1.469,40 euros). E incluso podría añadirse que el país con menos paro juvenil, Alemania, ha aprobado ya el salario mínimo.

¿Por qué pretender entonces que España se asemeje a la peor de las combinaciones?

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los países con más desempleo entre sus jóvenes no son precisamente los que tienen niveles de salario mínimo más altos (los arriba mencionados entre los que se encuentra España tienen salarios mínimos que se encuentran más o menos en la mitad del espectro). Por el contrario, los países que tienen salarios mínimos más elevados, por encima de 1.200 euros mensuales, son los que tienen una tasa de paro juvenil por debajo de la media europea. Lo cual también dificulta admitir que el recorte en el salario mínimo sea el instrumento que garantice que aumente el empleo juvenil.

El caso español es significativo. Tenemos un salario mínimo bastante bajo (752,85 euros mensuales). En valores absolutos es más o menos de la mitad de los más altos (el 40% del de Luxemburgo y el 50% del belga). Y también es bajo en relación con el salario medio de todos los trabajadores (el 35% en España, 13 puntos menos que en Francia, donde el salario mínimo se acerca más al salario medio). Y, además, nuestro salario mínimo sólo es vinculante para muy pocos trabajadores (el 2%) porque la gran mayoría se encuentra cubierta por convenios colectivos.

Por todo ello, no es fácil demostrar que el salario mínimo existente en España suponga una barrera de entrada considerable al mercado de trabajo en general o en todas las circunstancias y ni siquiera para los jóvenes.

Por el contrario, sí que hay evidencias de la vinculación de nuestro paro juvenil, como del europeo, con otro factor que el FMI y otros defensores de los recortes salariales no contemplan: la relación del paro juvenil con el nivel de actividad.

Diversos estudios demuestran, como he avanzado más arriba, que existe una relación muy estrecha entre el desempleo juvenil y las fases de ciclo económico, aumentando claramente en los procesos de crisis y en los de recesión. De hecho, en el caso europeo reciente es fácil comprobar que los países con nivel del desempleo juvenil más elevado (Grecia, España, Croacia, Italia, Chipre, Portugal) han sufrido una caída muy grande en el PIB en la última etapa de crisis y recesión en la que el salario mínimo ha permanecido prácticamente estancado, mientras que mantuvieron niveles más aceptables de empleo en la anterior fase de expansión, cuando hubo salarios mínimos al alza. Y al revés: los países con menor tasa de paro juvenil han sido los que han sufrido menos caída en la actividad económica durante la crisis.

Por tanto, frente a la tesis en la que, no por casualidad ni por primera vez, coinciden la patronal, el Banco de España y ahora el FMI, se pueden establecer, por el contrario, otras tres primeras conclusiones:

- No está demostrado ni se puede afirmar categóricamente que el nivel español de salario mínimo sea la barrera de entrada principal al empleo para los jóvenes y mucho menos para los desempleados en general.

- Lo que sí parece estar claramente vinculado al enorme incremento del paro juvenil es la disminución tan grande que se ha producido en el nivel de actividad económica, sobre todo, si se compara nuestra situación con la de otros países europeos.

- Por tanto, el mejor remedio para incentivar la creación de empleo juvenil no es reducir el ingreso de la población que gasta una mayor proporción de su renta en consumo, sino poner en marcha medidas de estímulo que, aumentando el gasto y la financiación, permitan que aumente la oferta productiva de las empresas.

Sin embargo, estas tres conclusiones no pueden obviar un fenómeno real: es cierto que muchos de los jóvenes que se acercan por primera vez al mercado de trabajo tienen menos experiencia y posiblemente una productividad más baja, lo que plantea la posibilidad de que sea más conveniente que su incorporación se realice a través de salarios diferenciados.

Es una cuestión bastante realista pero tampoco de solución inmediata y sólo vinculada al recorte del salario mínimo. Las evidencias empíricas no permiten confirmar que la solución sea precisamente reducirlo, sobre todo, cuando es ya tan bajo como el español. Así lo demuestra el hecho de que en los países de la OCDE donde hay salarios mínimos diferenciados para jóvenes haya resultados muy diferentes en cuanto a tasas de paro juvenil.

Lo que plantea esta cuestión, por consiguiente, no es tanto la necesidad de abaratar el trabajo de los jóvenes como la de favorecer su entrada al mercado de trabajo en las mejores condiciones posibles en cuanto a experiencia y productividad. Y eso es algo que se resuelve mejor mediante la política educativa que a través de una política salarial de empobrecimiento salarial que genera otros efectos perversos colaterales (desincentivos, fomento de las actividades de baja productividad, desigualdad…). Es decir, generando incentivos no sólo dirigidos a su inserción en el mercado de trabajo, sino también a su permanencia en el sistema educativo y, sobre todo, diseñando bien el tipo de formación que deben tener y su vinculación con la actividad productiva en el periodo de formación.

Nada de eso se consigue recortando aún más salarios que ya son de por sí muy bajos. De hecho, una buena parte de los jóvenes empleados tiene ya ingresos por debajo del salario mínimo. Concretamente, ocurre eso con el 34% de los contratos de trabajo suscritos por jóvenes como consecuencia del gran número de empleos a tiempo parcial a los que se añaden normalmente un buen número de horas extraordinarias no remuneradas.

Por todo eso se puede afirmar que la propuesta de la patronal, del Banco de España y del Fondo Monetario Internacional no proporciona soluciones a la escasez de empleos, sino que se orienta a otro objetivo: seguir modificando el sistema productivo para basarlo en el máximo abaratamiento del trabajo con el único fin de aumentar la ganancia del capital aunque sea a costa de hacerlo cada día más rentista y periférico, menos productivo y más empobrecido y empobrecedor. Y en donde si acaso hay más empleos lo son de cuasi esclavitud.

Artículo publicado en Público.es

Ganas de escribir

Cómo disminuir las desigualdades y salir de las crisis

From Organizaciones. Published on 26/07/2014.

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

He indicado en artículos anteriores (ver mi artículo “Capital-Trabajo: el origen de la crisis actual”, Le Monde Diplomatique, julio de 2013) que el incremento de las desigualdades ha sido una de las principales causas de las crisis financiera y económica actuales. Las políticas neoliberales llevadas a cabo por los gobiernos Thatcher y Reagan primero, y extendidas más tarde a otros países, causaron una gran concentración de las rentas derivadas de la propiedad del capital a costa de un descenso muy marcado de las rentas del trabajo. Esto último determinó una disminución de la demanda y del crecimiento económico, con lo cual disminuyó el porcentaje de personas trabajando, a la vez que creció el desempleo. No es casualidad que los países más desiguales en Europa, como España y Grecia, estén también entre los que están en una situación económica peor.

De esta explicación de las causas de las crisis debería derivarse que la reducción de las desigualdades tendría que estar en el centro de las políticas económicas y sociales de los gobiernos de los países en crisis. Y una de las medidas más eficaces para reducir las desigualdades es llevar a cabo políticas de pleno empleo. No es tampoco casualidad que los países europeos con menos desigualdades (como los países escandinavos) tengan también menos desempleo, un mayor porcentaje de población empleada y que estén entre los que tienen un mayor crecimiento económico. La explicación de ello es que el pleno empleo aumenta las rentas del trabajo, disminuyendo proporcionalmente las rentas del capital, con lo cual disminuyen las desigualdades. Y puesto que el crecimiento de las rentas del trabajo estimula más la demanda y el crecimiento económico que el crecimiento de las rentas del capital, las políticas orientadas a incrementar las primeras ayudan al país a salir de la recesión, ese agujero que está dañando enormemente la calidad de vida de las clases populares.

La causa de que la creación de empleo origine este círculo virtuoso se debe a que el pleno empleo empodera al mundo del trabajo, permitiendo que aumente su seguridad y su nivel de exigencias. A menor desempleo, mayor es el nivel salarial. En EEUU, por ejemplo, una disminución de la tasa de desempleo de un 1% se traduce en un incremento de los salarios de los trabajadores de menor renta (las dos decilas inferiores) de un 12,4%.

Cómo conseguir el pleno empleo

Una de las medidas más eficaces para alcanzar el pleno empleo son las inversiones públicas en infraestructura social y física del país. Así, si en España, en lugar de tener a una persona adulta de cada diez trabajando en los servicios públicos del Estado del Bienestar (como educación, sanidad, escuelas de infancia, servicios asistenciales y otros) tuviéramos una de cada cuatro (como ocurre en Suecia), se crearían seis millones de puestos de trabajo, con lo cual se eliminaría el problema. Otra área en la que hay una gran necesidad es en la inversión en temas de mantenimiento y ahorro de energía, como en los sistemas de distribución eléctrica y en intervenciones encaminadas a la descontaminación. Todo ello crearía empleo, a la vez que se ahorrarían recursos. La administración Obama creó en el año 2009, con su estímulo de gasto, de 2 a 3 millones de puestos de trabajo en algunos de esos servicios, que mejoraron la situación económica del país (aunque el estímulo no fue suficiente, pues se necesitaban de 10 a 12 millones).

Otra medida es la subida de los salarios, siendo esta una de las mejores medidas para hacer crecer la demanda y estimular la producción de empleo. Para que ello ocurra es necesario que no haya desempleo, pues de haberlo, los trabajadores no se atreverán a ser exigentes y perderán capacidad de influencia. Igualmente eficaz para estimular el pleno empleo y con ello la demanda, es la reducción del tiempo de trabajo por trabajador. Esta es una de las causas del bajo desempleo en Alemania, el compartir las horas de trabajo. Así, si los nuevos puestos de trabajo (que resultarían de tener a uno de cada cuatro españoles trabajando en los servicios públicos del Estado del Bienestar) tuvieran jornadas de ocho horas en cuatro días en lugar de cinco, el número de estos nuevos puestos de trabajo sería de 9 en lugar de 6 millones.

También se ha propuesto como una medida incentivadora del crecimiento de la demanda la reducción de impuestos, la medida preferida por los políticos conservadores y liberales, como el actual gobierno Rajoy, cuya eficacia depende primordialmente del tipo de impuestos que se reduzcan y a qué grupo social dicha reducción afecte. Cuando las rebajas de impuestos afectan primordialmente a las rentas superiores y a las rentas del capital, tal como ha ocurrido en las rebajas de impuestos del gobierno español, tal medida no es una medida muy efectiva, pues, por regla general, los grupos sociales que se benefician con esas reducciones de impuestos son los grupos más pudientes, los cuales dedican el dinero extra que consiguen menos al consumo de lo que lo harían otros sectores de la población, menos afectados por dichas reducciones de impuestos.

La garantía de crédito

La capacidad de endeudarse en términos razonables juega también un papel determinante en el estímulo de la demanda. El comportamiento especulativo de la banca es uno de los mayores obstáculos para la garantía del crédito, función que tradicionalmente había realizado la banca pero que, como consecuencia de su desregulación, ha dejado de hacer, habiendo perdido su razón social de ser. De ahí la importancia de establecer instituciones públicas que garanticen el crédito, gravando a la vez las actividades especulativas del sector financiero. Así pues, la continuidad del actual sistema financiero, cuyo objetivo principal es incrementar sus rentas a base de especulación, no sirve al propósito de facilitar el crédito, la demanda y la producción de empleo. Las políticas del gobierno Rajoy (y del gobierno anterior) en cuanto a mantener el sistema financiero actual son un obstáculo para alcanzar políticas de pleno empleo.

Estas medidas, detalladas en este artículo, jugarían un papel importante en la disminución de las desigualdades y en la recuperación económica, pero ninguna de ellas está siendo considerada por el gobierno español (excepto la reducción de impuestos).

Vicenç Navarro es Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Artículo publicado en elplural.com
vnavarro.org

Rutinaria apología del terrorismo

From Organizaciones. Published on 26/07/2014.

Santiago Alba Rico – Consejo Científico de ATTAC España

Palestina genera siempre una doble y contradictoria unanimidad: unanimidad de la solidaridad internacional, que rechaza los crímenes de Israel, y unanimidad de los medios de comunicación, que los justifica o hasta los aplaude. Grandes medios y grandes agencias que pueden discrepar en otros asuntos (Le Monde, El País, The New York Times, AFP, Reuters) e incluso organizaciones de derechos humanos muy severas en otros casos (HWR o AI) aceptan y difunden como evidencias los dos mitos fundamentales de la propaganda israelí.

Israel nunca “mata” directamente, sino que aparece ligada de manera misteriosa a la aparición de cadáveres palestinos.

El primero es el de que los bombardeos sobre Gaza son una “respuesta” a una agresión palestina. Aquí la manipulación sintáctica juega un papel fundamental: “Israel bombardea Gaza tras el lanzamiento de cohetes sobre Tel Aviv y Hai­fa” o “Hamás lanza tres cohetes sobre Israel y la aviación israelí golpea Gaza”. Este retorcimiento sintáctico se aplica asimismo para atenuar la responsabilidad de Israel en la muerte de víctimas civiles. Israel nunca “mata” directamente, sino que aparece ligada de manera misteriosa a la aparición de cadáveres palestinos, los cuales, como sujetos gramaticales de las frases, parecen de algún modo culpables de su propia muerte: “Diez niños muertos a continuación de un bombardeo israelí”. ¡A continuación! ¡Como si los niños hubieran elegido pérfidamente ese momento para morir de pulmonía o de un accidente de juego!

En una reyerta de bar es difícil saber quién empezó. Pero en una relación colonial no: es siempre la fuerza ocupante, la que controla directa o indirectamente la vida de los nativos, la que ha empezado. El imperativo ético y profesional de unos medios de comunicación responsables e interesados en ayudar a resolver un “conflicto” tan largo y doloroso debería ser el de recordar una y otra vez la agresión original de la ocupación. Pero al mismo tiempo deberían reproducir con fidelidad los cronogramas –los primeros cohetes desde Gaza se lanzan en respuesta a una brutal operación del Ejército concebida para infligir un castigo colectivo a los palestinos tras el asesinato sin aclarar de tres jóvenes colonos israelíes– y ayudar a denunciar la política de Israel, que bombardea cuando quiere y porque quiere, en un rutinario acto de autoafirmación existencial, con independencia de la resistencia de sus víctimas. En lugar de eso, los grandes medios difunden con Israel la versión de la “reyerta de bar”, en la que se pierden las pistas históricas y se invierten los cronogramas de la violencia. La idea de que Israel “se defiende” implica dos falsas evidencias: la de que Israel es “defendible” como proyecto y la de que está sometida al implacable asedio de un enemigo irracional.

En una reyerta de bar es difícil saber quién empezó. Pero en una relación colonial no. En esta “reyerta de bar” es muy importante alimentar una segunda ilusión: la de la proporción o igualdad de fuerzas. Hay una “escalada”, un “intercambio”, una “guerra” entre dos “ejércitos” equivalentes. Para eso hace falta, entre otras cosas, convertir los cohetes Qassam en misiles o, en cualquier caso, exagerar su fuerza de destrucción o insistir en el número de lanzamientos (¡600!) como si hubiera alguna posible proporción entre 600 mosquitos y 600 botes de insecticida (como insectos tratan a los palestinos) aplicados masivamente sobre un panal. Es escandaloso, por ejemplo, que Le Monde publique un artículo titulado “Cuáles son las capacidades militares de Hamás”, convirtiendo así a Hamás en el enemigo y además en un enemigo peligroso, mientras que no dice nada de las armas del cuarto Ejército más potente del mundo. Esta “proporción” obliga además a restar importancia, si no silenciar, a las casi 200 víctimas palestinas, muchas de ellas niños y mujeres, y a llamar la atención, en cambio, sobre las víctimas israelíes: nueve heridos y 52 crisis nerviosas. La búsqueda de “proporción” obliga a aceptar que un israelí herido vale tanto como 20 palestinos muertos. Si son insectos, parece incluso una concesión excesiva.

Lo malo es cuando, además de ser el más fuerte, se quiere ser también el más bueno
Uno de los pensamientos del filósofo Blaise Pascal es una pregunta retórica: ¿por qué me matas si eres el más fuerte? Se podría pensar que Pascal considera innecesario el asesinato allí donde se tiene suficiente poder. Pero se puede interpretar también que Pascal sugiere una respuesta tautológica: ¿por qué me matas si eres el más fuerte? E Israel responde: “Precisamente por eso, porque soy el más fuerte. Porque puedo matarte, porque tengo los medios para hacerlo, porque matarte confirma mi existencia”.

Lo malo es cuando, además de ser el más fuerte, se quiere ser también el más bueno. Si se tienen los medios para matar, se mata. Si se tienen los medios para matar y se quiere ser el más bueno, se hace propaganda. Una larga historia de culpabilidades occidentales y de presiones israelíes ha configurado un gigantesco aparato de propaganda dedicado rutinariamente a convertir al asesino en cordero y al cordero en asesino. Nuestros grandes medios siguen entrando al trapo. La gente no. Casi nadie cree ya en la bondad corderil de un Estado que se salta a la torera las leyes internacionales, ocupa desde hace 60 años territorios que no le pertenecen, convierte Gaza en un gueto sin salida y bombardea desde el aire sus hospitales y mezquitas. Será el más fuerte, pero no, desde luego, el más bueno. La propaganda ya no funciona. Israel, como Bashar Al-Assad (Netanyahu de su propio pueblo), sólo se apoya en la fuerza desnuda y, a medida que pierda definitivamente el respeto de los que ya no se dejan engañar, más la usará y de manera más destructiva. Los medios de comunicación no deberían seguirle por ese camino, en cuyas cunetas se han quedado ya los cadáveres de la justicia, el derecho, la democracia y el de su propia credibilidad.

Artículo publicado en www.diagonalperiodico.net

Alianzas sociales para una cooperación internacional emancipadora

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

Nos encontramos en un momento de crisis profunda que, según cada vez más voces, podemos caracterizar como civilizatoria (Fernández, Piris y Ramiro, 2013:22-55). En este sentido, las certezas sobre las que se asentaba el proyecto de la modernidad capitalista -base de nuestra civilización- son amplia y profundamente cuestionadas. Así, las grietas del sistema se evidencian ante un número creciente de personas, de organizaciones, de comunidades y de pueblos, lo que ha dado lugar a un renacer de los debates sobre el bienestar, el poder, la democracia, la justicia, la equidad, el desarrollo…

En definitiva, asistimos al urgente y estratégico debate sobre qué planeta y qué humanidad queremos. Y no se limita al ámbito del “cómo”, de los procedimientos y técnicas para conseguir una serie de objetivos prefijados; por el contrario, gravita también en torno al “qué”, a cuáles son dichos objetivos, y si serán los actualmente hegemónicos u otros los que nos permitirán transitar por sendas de sostenibilidad, igualdad y justicia. Nos encontramos, así pues, en un momento de bifurcación histórica (Wallerstein, 2004), en el que el marco de lo posible se amplía.

De esta manera, sujetos que pretenden mantener y ahondar la lógica civilizatoria actual disputan espacios con otros que plantean agendas diversas, desde parámetros y enfoques radicalmente diferentes. Esta tensión ha dado lugar a nuevas legitimidades entre la sociedad -como la de los movimientos sociales y sus agendas-, así como a agudizar la deslegitimación progresiva de los actores políticos y económicos defensores del statu quo.

Es en este escenario de cuestionamiento intenso, de incertidumbre civilizatoria y de oportunidad para plantear alternativas al enfoque ortodoxo de entender la sociedad global, en el que ubicamos el análisis que aquí realizamos. Y es que la cooperación internacional (CI), aún asumiendo su diversidad, ha acumulado a lo largo de su corta historia una serie de dinámicas y características identitarias que también deberían pasarse por el filtro de la crítica y de la autocrítica, si realmente queremos que tenga un papel activo en este momento tan relevante.

Por ello, en este artículo hacemos una apuesta explícita por la solidaridad internacionalista, dentro de la cual la CI y las políticas públicas pueden cumplir un rol emancipador; abogamos por un replanteamiento integral de la CI a partir de una nueva agenda nacida desde la sociedad civil organizada, y no desde ámbitos multilaterales, incapaces de enfrentar de manera decidida los retos actuales; y proponemos una CI que pivote sobre el fortalecimiento de los movimientos sociales -sujetos estratégicos para avanzar en dinámicas emancipadoras (Martínez, Casado e Ibarra, 2012)- en base a alianzas de agentes diversos (movimientos, ONGD, universidades, etc.), que compartan metas, principios y horizontes alternativos.

1. Repensar la cooperación internacional desde otros sujetos estratégicos: los movimientos sociales

La cooperación internacional, tal y como la hemos conocido en las últimas décadas, puede y debe ser revisada en este momento de bifurcación histórica. En este sentido, es un ejercicio necesario analizar si una política pública que toma como referencia enfoques y valores como el desarrollo humano, la sostenibilidad, los derechos humanos, la igualdad, etc., ha estado y está sirviendo a los objetivos que dice perseguir; si ha estado y está acompañando procesos de emancipación; si se ha aliado y se está aliando con los sujetos estratégicos de cara a generar lógicas de superación de la crisis actual.

De esta manera, proponemos analizar el impacto de la CI según su capacidad para fortalecer espacios, agentes y estructuras que tengan la potencialidad, en el medio y largo plazo, de realizar transformaciones en términos emancipadores. Consideramos que este es el eje sobre el que debería centrarse el debate actual en torno a la cooperación internacional: cómo fortalecer sujetos de transformación; cómo alterar las estructuras vigentes de cara a enfrentar de manera decidida las múltiples asimetrías globales; cómo, en definitiva, ganar espacios para una agenda emancipadora.

A partir de estas claves podemos concluir que, en términos generales, y después de haber estudiado la agenda oficial de cooperación internacional en los últimos 25 años (Fernández, Piris y Ramiro, 2013:63-86), la CI no sólo no ha logrado ganar espacios para los valores, agentes y dinámicas alternativas, sino que podríamos afirmar que sobre todo ha colaborado en la defensa e imposición de los principios y objetivos civilizatorios hegemónicos, contribuyendo así al fortalecimiento del proyecto modernizador. En este sentido, el potencial emancipador de alguno de sus marcos teóricos de referencia, como el desarrollo humano y la sostenibilidad, se ha diluido y neutralizado ante un enfoque de cooperación que surge desde los intereses del Norte global; que impide el análisis sistémico del fenómeno de la pobreza y de las asimetrías globales; que elude la responsabilidad compartida y plantea una visión de la CI como gracia en tiempos de bonanza económica, y no como compromiso; que entiende la eficacia como obtención inmediata de resultados visibles, en vez de como transformaciones estructurales; que instrumentaliza la participación en pos de unas metas predeterminadas; y que prioriza a los actores no contestatarios, primando la eficacia sobre la democracia, la concertación en vez de la confrontación, la ortodoxia frente a la emancipación. Ha sido y es, en definitiva, una herramienta que ha acompañado las dinámicas surgidas del Consenso y post-Consenso de Washington (CW), [1] y por tanto ha tomado partido a la hora de elegir entre la agenda hegemónica y las agendas alternativas.

Por estas razones, y sin dejar de reconocer las múltiples experiencias positivas, enriquecedoras y empoderadoras que la CI ha acompañado e incluso generado (y más específicamente aquellas que se han enfrentado a la ortodoxia, tomando como referencia el desarrollo humano y la sostenibilidad), abogamos por un replanteamiento integral en el que cuestionemos sus objetivos, marcos de referencia, prioridades, agentes e instrumentos. Desde este punto de vista, no se trata sólo de enfrentar y denunciar los recortes actuales en materia de cooperación, sino también de generar agendas alternativas que ofrezcan nuevos paraguas políticos, estratégicos, técnicos y administrativos, y que permitan abrir una nueva vía para la cooperación emancipadora (Cabanas, 2011). No asistimos por tanto sólo a una crisis de recursos, sino también a una crisis de modelo, por lo que precisamos de nuevas sendas por las que avanzar.

En estas páginas, fruto del trabajo del Grupo de investigación Movimientos Sociales y Cooperación Crítica del Instituto Hegoa, y en alianza con La Vía Campesina y la Marcha Mundial de las Mujeres, explicitamos una de las posibles rutas alternativas: aquella que nos orienta hacia la alianza de la CI y sus agentes actuales con las agendas, dinámicas e identidades de los movimientos sociales, trabajando para “buscar espacios de convergencia” (Martínez Osés, 2011:24). Esta sería, entonces, nuestra respuesta prioritaria a la pregunta sobre cómo abrir espacios en la CI para una agenda emancipadora.

Pensamos, por tanto, que resulta estratégica la alianza con los movimientos sociales como los sujetos que actualmente, a nuestro entender, más capacidad y voluntad emancipadora están mostrando. Partimos de la premisa de que sólo una ciudadanía organizada y crítica será capaz, en última instancia, de generar los cambios necesarios que permitan avanzar en términos de emancipación a medio y largo plazo. Esa es nuestra opción, y como tal asumimos que no pretendemos presentar “la” agenda alternativa, sino “una” de las posibles: aquella que busque ampliar las capacidades de los movimientos sociales para, a su vez, ampliar los espacios para las agendas alternativas enfrentadas con la modernidad capitalista.

En este sentido, la CI debería estar dirigida a “fortalecer aquello que otorga identidad y convierte en emancipadores a los movimientos y asumir sus agendas y luchas como propias. Esta idea cuestiona también desde dónde se construye esta otra agenda de cooperación, resultando centrales las experiencias, el conocimiento acumulado, las realidades y las demandas de los movimientos sociales” (Casado y Piris, 2014).

2. Propuesta de bases para un agenda alternativa de solidaridad

A partir de la premisa de lo que debería ser la relevancia de la participación activa de los movimientos sociales en la definición e implementación de la CI, hemos realizado un intenso trabajo de análisis de las razones del desencuentro que ha caracterizado la relación entre movimientos sociales y cooperación internacional. Precisamente de esta reflexión surge la propuesta de una “agenda alternativa de solidaridad”, [2] como uno de los múltiples esfuerzos por reforzar el carácter emancipador de la CI, específicamente desde el ya señalado enfoque de fortalecimiento de estas formas específicas de acción colectiva.

A este respecto, en primer lugar, hemos de señalar que se trata de una “agenda”, y que por tanto hace una propuesta de redefinición integral de la identidad de la CI, desde las referencias teóricas y políticas hasta las dinámicas de implementación. En este sentido, consideramos que el marco técnico-instrumental de la CI responde también a una serie de premisas políticas -con las que por tanto guarda coherencia-, que no podrán superarse sin replantear el conjunto. Así, la agenda que proponemos integra en una misma lógica lo político, lo estratégico, lo técnico y lo administrativo.

En segundo término, se trata de una agenda “alternativa”, ya que, aunque recoge todo lo positivo de múltiples experiencias de CI, plantea bases radicalmente diferentes sobre la que redefinir su identidad, con marcos de referencia, objetivos estratégicos y principios alejados de los actualmente hegemónicos.

En tercer lugar, hace referencia a la “solidaridad” internacionalista como principio fuerte, en la medida que hoy en día es vital reforzar la dimensión internacional de confrontación con el statu quo. Desde ahí hacemos una apuesta explícita por las políticas públicas de CI, en la certeza de que éstas también pueden acompañar dinámicas emancipadoras.

Por último, la agenda propone “11 bases”, que precisan de un ejercicio de concreción y adaptación a la idiosincrasia, capacidades y voluntades de los diferentes agentes que pretendan llevarla a cabo, pero que la definen integralmente y que marcan la senda alternativa por la que transitar. Estas bases están profusamente explicadas en la parte final del libro Cooperación internacional y movimientos sociales emancipadores. Bases para un encuentro necesario (Fernández, Piris y Ramiro, 2013:247-272), por lo que en este artículo únicamente procederemos a destacar algunas de sus características principales.

De esta manera, incidiremos específicamente en los tres aspectos estratégicos que dan sentido al conjunto de las once bases: el primero, la apuesta por un marco teórico-político alternativo de referencia, alejado y opuesto al CW y cercano a las ideas-fuerza de los actuales horizontes emancipadores; el segundo, la defensa de la prioridad estratégica otorgada al fortalecimiento de los movimientos sociales como vía para revertir las asimetrías globales, frente al acotamiento actual de la CI a la lucha contra la pobreza como objetivo central; el tercero, la propuesta de una fórmula de relacionamiento entre los diferentes agentes implicados basada en la alianza, frente a un supuesto partenariado que oculta una relación de verticalidad y asimetría en la cadena de la ayuda.

Sobre el primero de los aspectos que destacamos -marco teórico-político de referencia-, estimamos que para que la CI tenga una voluntad emancipadora debe tener como referencias los horizontes e ideas-fuerza que sean coherentes con dicha voluntad, precisamente en este momento de bifurcación histórica. En este sentido, hemos analizado las propuestas más significativas defendidas por diferentes movimientos sociales, como la economía política crítica, la economía ecológica, la ecología política, el decrecimiento, la economía feminista para la sostenibilidad de la vida, la soberanía alimentaria, el buen vivir, la economía solidaria, las propuestas de descolonización y la democracia radical.

Fruto de este análisis, destacamos la existencia de algunas ideas-fuerza que otorgan cierta identidad común a todos estos enfoques, y que definen a los actuales horizontes emancipadores para una civilización construida sobre parámetros alternativos. Si bien no suponen un constructo completo alternativo al vigente, sí ofrecen un marco de referencia que cuestiona el mismo y que permite acotar el camino por el cual transitar. De esta manera, las referencias que proponemos como síntesis de estos horizontes emancipadores se basarían en seis ideas-fuerza: la centralidad de la sostenibilidad de la vida, frente a la que se otorga actualmente a la reproducción ampliada del capital; el reconocimiento y articulación de la diversidad, frente a la pretendida universalidad del modelo hegemónico y a la jerarquización de seres, poderes y saberes; la democracia participativa, que se contrapone a la democracia de baja intensidad que ofrece la fórmula política liberal-representativa; la relevancia de lo colectivo y de la comunidad frente al individualismo; la politización de lo cotidiano dentro de dinámicas emancipadoras que unen lo general con lo personal; y la confrontación con la modernidad capitalista (Fernández, Piris y Ramiro, 2013:47-55).

Justamente, esta lógica de confrontación con el modelo hegemónico de sociedad global hace necesario que la CI emancipadora rompa, explícita e implícitamente, con el marco de referencia fundamental en estos últimos 25 años, que no ha sido otro que el CW (o el pos Consenso de Washington), así como con las dinámicas y prácticas derivadas de éste. En este sentido, la agenda oficial de cooperación internacional ha sido el resultado de fuerzas dispares y divergentes (el CW por un lado, y el desarrollo humano y la sostenibilidad, por otro) dentro de una tensión permanente y muy desigual. Eso ha provocado que el marco de referencia fuerte tenga influencia en el conjunto de la CI, aún en la más transformadora, tanto en la consideración del concepto de desarrollo, como en la acepción asumida de eficacia o en las dinámicas técnicas de implementación.

Por lo tanto, se hace preciso no sólo rechazar las premisas políticas del CW, sino también eliminar cualquier plasmación práctica de las mismas. En esa línea, la CI debería sustituir esta referencia por las ideas-fuerza ya enunciadas, o al menos asumir de manera profunda e integral los parámetros derivados del desarrollo humano y de la sostenibilidad. [3] Será este nuevo marco el que se convierta en referencia fuerte, y el que permita generar dinámicas coherentes entre lo teórico y lo práctico, posibilitando nuevas lógicas político-estratégico-técnico-administrativas.

Respecto al segundo de los aspectos destacados -la prioridad estratégica -, apostamos en primer lugar por ensanchar el horizonte de la CI, saliendo de la “trampa de la pobreza” e incidiendo en la reducción y erradicación de las asimetrías globales. En este sentido, se trata de superar un enfoque asistencial circunscrito al fenómeno de la pobreza -generalmente tratado desde un punto de vista estático, parcial y nacional-, para plantearse retos de cambio estructural y desde una perspectiva más amplia, y no sólo marcada por la ignominiosa situación de pobreza en la que se encuentra una parte muy significativa de la población mundial. [4] Esto supone reforzar la dimensión política de la CI, ya que hace necesario un ejercicio permanente de análisis sobre cómo tener un impacto más profundo en ese gran reto de reducir las asimetrías globales, sobre todo desde la realidad de unos recursos limitados.

En segundo lugar, proponemos que es el fortalecimiento de los sujetos estratégicos de emancipación –y en este caso los movimientos sociales- la mejor manera de incidir en la reducción de las asimetrías globales, a partir de la premisa de que sólo una sociedad civil organizada, consciente y fuerte será capaz de abordar los graves problemas que nos asuelan. De esta manera se adopta una perspectiva indirecta de “incidencia sobre el sujeto” para posibilitar que sus agendas ganen espacios, en vez de optar como en la actualidad por una vía directa de actuación sobre la pobreza, sin apenas contar con el sujeto diverso popular al que supuestamente se dirige el accionar de la CI. Así, incidimos en que no sólo importa el “qué”, sino también el “quién” y el “cómo”.

Esta prioridad otorgada al fortalecimiento de los movimientos sociales tiene dos implicaciones significativas sobre los contenidos de la CI. La primera es que amplía el marco de lo que se entiende por CI, ya que en el concepto de fortalecimiento cabe todo aquello que permita reforzar su agenda, su estrategia política y su estructura organizativa, desde una perspectiva a largo plazo y de proceso (por ejemplo, la formación política, la articulación geográfica e inter-sectorial, aspectos de la cultura organizativa como la democracia y el feminismo, la capacidad de incidencia y comunicación, la resiliencia ante la represión).

Junto a ello, la segunda es que prioriza, desde una lógica internacionalista, la importancia de la articulación internacional de los movimientos, planteándose como objetivo prioritario la superación de la lógica Norte-Sur y generando iniciativas, procesos y proyectos comunes que, desde las asimetrías de partida, tengan un impacto sólido en términos no sólo locales, sino también regionales y globales.

Finalmente, entrando ya en el tercero de los aspectos destacados -la alianza de agentes diversos-, recalcamos de nuevo la necesidad de que la apuesta realizada por un marco de referencia alternativo y por la prioridad otorgada al fortalecimiento de los movimientos sociales cuente con un sistema de implementación coherente y basado también en principios emancipadores.

Para ello, es fundamental que la CI se cimente sobre la práctica de la alianza, que exista una responsabilidad política compartida por todos los actores involucrados. Se trata por tanto, cada quién desde su posición, de establecer objetivos comunes, asumir tareas específicas, escapar de lógicas jerárquicas y entender como propios tanto los avances como los retrocesos, a partir de una relación basada en la confianza, la cercanía y la mutua comprensión.

Para generar y posibilitar estas alianzas la CI debería asumir, a nuestro entender, las siguientes medidas:

  • Basarse en sistemas de financiación que establezcan compromisos económicos explícitos, vinculantes, planificados y estables en el tiempo, frente a la jerarquía actual de la lógica donante-receptor.
  • Definir espacios de debate y negociación de carácter constituyente y soberano, donde los agentes involucrados tengan capacidades similares de participación y decisión, rompiendo con las asimetrías de la cadena de la ayuda.
  • Revisar los sistemas concurrenciales de obtención de apoyo, así como el entramado de herramientas (como el Enfoque de Marco Lógico, por ejemplo) y requisitos técnicos y administrativos que jalonan hoy en día la práctica de la CI.

En resumen, frente al estrecho margen ofrecido por el fenómeno de la pobreza, esta agenda alternativa ambiciona incidir sobre las asimetrías globales; frente a la incoherencia entre discurso y práctica, se asienta sobre valores y principios nítidos, explícitos, emancipatorios; frente al apoyo hegemónico otorgado a la génesis de la crisis civilizatoria, confronta los parámetros básicos del proyecto modernizador; frente a la quimérica pretensión de tener un impacto directo sobre el bienestar, elige un camino indirecto pero sólido, centrado en el fortalecimiento de sujetos; frente a la priorización de actores eficaces, realza el papel de actores políticos, como los movimientos sociales emancipadores; frente al sostenimiento de la disparidad de acción entre el Norte global y el Sur global, aboga por la articulación y por la necesidad de incidir en el ámbito global; frente a la ocultación de las asimetrías de poder, apuesta por relaciones horizontales y en base a alianzas; frente a una dinámica técnica y administrativa que fomenta una visión superficial de la emancipación y del desarrollo, propone otra que sea coherente con el discurso, y que permita una práctica empoderadora.

En definitiva, se trata de una agenda alternativa que apuesta por la politización de la cooperación internacional y por su arraigo con las luchas de emancipación. Sólo así podrá esta aportar su granito de arena para avanzar en términos de bienestar, justicia e igualdad, en vez de continuar por una vía que, en el peor de los casos, refuerza la crisis actual y que, en el mejor de los supuestos, consideramos que apenas genera impactos notables sobre dichas metas.

3. Alianzas entre MMSS y ONGD: claves en un momento crítico

En este tercer apartado incidiremos sobre uno de los aspectos destacados de la “agenda alternativa de solidaridad”, que no es otro que la necesidad de generar alianzas. Queremos detenernos específicamente en la controvertida relación entre ONGD y movimientos sociales, sobre la que podemos encontrar en la literatura y en la práctica cotidiana todo tipo de visiones muy disímiles, desde quienes afirman que las ONGD han sustituido al movimiento internacionalista dentro de una lógica neoliberal de transición del internacionalismo a la cooperación, hasta ejemplos múltiples de colaboración y complementación en base a objetivos comunes.

En todo caso, no es nuestra pretensión aquí analizar la historia de la relación entre movimientos y ONGD, sino más bien plantear, a partir del contexto y de la situación actual, cuáles podrían ser las claves para que ambas formas de acción colectiva colaboraran en defensa de una cooperación alternativa.

En este sentido, consideramos que la situación de falta de recursos y, al fin y al cabo, de crisis de modelo de la CI está provocando que las ONGD deban optar entre sumarse al carro de la nueva fase que ya se está desarrollando en base al fomento del crecimiento económico y el sector privado empresarial, o bien redirigir sus esfuerzos en otra dirección, en este caso la de los movimientos sociales. Precisamente, para quienes decidan adentrase o fortalecer esta vía plantearemos al final algunas claves que sirvan como insumo para un debate muy necesario. Pero antes analicemos brevemente el momento actual de la CI, para entender esa necesidad de definición que planteamos.

No puede decirse que, con el crash de 2008, se haya provocado un cambio de rumbo en la senda emprendida por los principales organismos y gobiernos que lideran el sistema de cooperación internacional, sino más bien lo contrario: en el marco de la búsqueda de alternativas neoliberales para salir de la actual situación, la crisis ha llevado a que las tendencias apuntadas desde los años noventa se refuercen y cobren aún más sentido. Afirmamos, por tanto, que la evolución de la agenda oficial de cooperación se ha visto acelerada con el estallido de la crisis financiera global.

En esta línea, se ha producido una reformulación de la CI sobre la base de cuatro ejes centrales: la repriorización del crecimiento económico como estrategia hegemónica de lucha contra la pobreza; la participación del sector privado como agente de desarrollo en el diseño y la ejecución de las políticas y estrategias de cooperación; la reducción de los ámbitos prioritarios de intervención de los Estados a las necesidades sociales básicas y los sectores poco conflictivos; y, por último, la limitada participación y relevancia de las organizaciones de la sociedad civil dentro de las políticas de cooperación internacional (Fernández, Piris y Ramiro, 2013:185-244).

De esta manera, con el avance de la segunda década de este siglo se va consolidando una CI en la que va ganando espacio un modelo tripartito de interacción entre empresas, Estados y ONGD, que se propone como motor de desarrollo y lucha contra la pobreza a nivel global.

En esta visión hegemónica, la gran empresa, el crecimiento económico y las fuerzas del mercado se articulan como los pilares básicos sobre los que han de sustentarse las actividades socioeconómicas de cara a combatir la pobreza. Y es que, en la última década, los nuevos modelos de gestión empresarial propuestos por las grandes corporaciones y las tendencias de la agenda oficial de cooperación han evolucionado en una misma dirección, llegando ambos discursos a converger actualmente en la afirmación de que es necesario que el sector privado se involucre con mayor fuerza en las estrategias de lucha contra la pobreza. De este modo, las prioridades estratégicas y los lineamientos fundamentales de la cooperación internacional van progresivamente quedando subordinados a la lógica del mercado y del crecimiento económico, así como a uno de los agentes de la modernidad capitalista que han logrado acumular un mayor poder: las empresas transnacionales (Hernández, González y Ramiro, 2012).

En este contexto, las organizaciones de la sociedad civil han ido perdiendo peso en lo que se refiere a su participación en las dinámicas de la CI. A partir de la aplicación de los programas de eficacia de la ayuda, recogidos en las diferentes cumbres que han tenido lugar desde París (2005) a Busán (2011), se ha venido otorgando un papel residual a la ciudadanía organizada a través de las ONGD y los movimientos sociales. Con todo ello, la participación de la sociedad civil organizada se ha visto progresivamente reducida y limitada. Así, las alianzas público-privadas, los negocios inclusivos y los proyectos para el fomento del tejido económico y empresarial aparecen, dentro de los lineamientos fundamentales de la agenda oficial de CI, como las vías principales para el establecimiento de relaciones entre el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil.

En ese sentido, a las ONGD se les plantea la disyuntiva de elegir entre, por un lado, apostar por la asociación con el sector privado como motor de crecimiento económico para luchar contra la pobreza o, por el contrario, promover la construcción de otros modelos de desarrollo alternativos al sistema socioeconómico imperante. Como hemos analizado en anteriores trabajos (Romero y Ramiro, 2012:110-125), pensamos que el marco teórico más adecuado para la caracterización del estado actual de las relaciones entre el sector privado y las ONGD es el que divide a éstas en tres grandes bloques: colaboración, diálogo y confrontación. Así, cada una de estas posibilidades de interacción se basa en distintos mecanismos de actuación, como puede verse en la siguiente gráfica; en cada uno de los casos, asimismo, se contemplan diversos riesgos para las ONGD en función del tipo de relación que se establezca.

La visión que predomina en el vértice más débil del triángulo del capitalismo inclusivo, el que constituyen las ONGD, es la que apenas cuestiona la centralidad de las empresas transnacionales como eje fundamental de la actividad económica, aceptando como inevitable el hecho de que éstas sean tenidas en cuenta como agente de desarrollo y optando entonces por la “colaboración”. Sin embargo, la coherencia entre los fines y los medios, entre la misión, la visión y los valores, pueden quedar en entredicho cuando se establecen alianzas con grandes empresas que, de una u otra manera, han adquirido una corresponsabilidad en casos de violaciones de los derechos económicos, sociales, ambientales y culturales en los países en los que operan.

En segundo término, en una tensión constante entre confrontación y colaboración, otras ONGD, por su parte, han apostado por establecer procesos de “diálogo” con las grandes corporaciones con objeto de influir en sus prácticas sobre el terreno y producir cambios en el comportamiento empresarial, a partir de una combinación de incidencia política, crítica en público y sensibilización empresarial. En todo caso, más allá de que puedan existir casos positivos de este tipo de relación que hayan podido servir para cambiar algunas malas prácticas empresariales, desde una perspectiva a medio y largo plazo se constata que el diálogo puede llegar a convertirse, finalmente, en un elemento de cooptación y desmovilización de las organizaciones sociales.

En tercer lugar se encuentran las ONGD que, a partir de las investigaciones y estudios realizados en los últimos años, basan su trabajo en la “confrontación” con las empresas transnacionales, cuestionando sus impactos sociales, ambientales y culturales tanto en los países del Sur como en los del Norte global. Precisamente, las ONGD que forman parte de este tercer bloque son las que tienen un mayor grado de relación con los movimientos sociales emancipadores, y han optado por ejercer un papel de contrapeso frente al poder corporativo en lugar de colaborar con estas empresas.

En este contexto, ante los cambios estructurales en la agenda de la cooperación al desarrollo y en medio de un colapso socioeconómico global que se agrava por momentos, ¿qué quieren ser las ONGD? ¿Qué relación quieren mantener con los movimientos sociales emancipadores? Las respuestas a estas preguntas van a marcar los próximos tiempos en un sector en el que, como en otros ámbitos de nuestras sociedades, las grandes corporaciones cumplen un rol fundamental en el avance de los procesos de mercantilización y privatización de los servicios públicos y los bienes comunes. Que sea definitivo y lo hayan hecho para quedarse dependerá en buena medida de cómo se responda desde las organizaciones de desarrollo y desde los movimientos sociales emancipadores al respecto.

Según nuestro criterio, si se quiere ejercer la práctica de la CI desde el principio de la solidaridad y en línea con los horizontes emancipadores anteriormente definidos, tenemos que realizar una reflexión crítica acerca de todos los elementos que componen la agenda de cooperación, pero también una reflexión autocrítica acerca de los valores y la visión de las ONGD, como agentes fundamentales de la cooperación, para los años venideros.

Planteamos, para finalizar, algunas de las claves que nos parecen importantes a la hora de posibilitar estas alianzas entre ONGD y movimientos sociales. La primera de ellas no podría ser otra que la propia voluntad de hacerlo. Es por tanto necesario partir de una reflexión sincera sobre la idoneidad y posibilidad de articular diferentes formas de acción colectiva política y social, en base a análisis profundos, concretos y sin apriorismos, del tipo “Todas las ONGD son iguales” o “Los movimientos únicamente protestan”.

Si existe esta voluntad, y por tanto el reconocimiento mutuo como agentes que, cada cual desde su identidad, pueden realizar sus aportes a unos horizontes comunes, la segunda clave fundamental para generar alianzas es la confianza. Alianza y confianza riman en consonante y riman en todos los sentidos posibles, ya que sin la segunda es imposible la primera. ¿Y cómo puede generarse esta confianza?

Pues, en primer lugar, desde la práctica, desde la acción política, desde la calle. No puede haber alianzas entre aquellos que no comparten acción, que limitan su actuación a ámbitos sectoriales o geográficos determinados, que no se reconocen físicamente en movilizaciones, manifiestos, protestas, que no comparten las luchas y sus implicaciones.

En segundo lugar, la confianza no sólo se sustenta sobre la acción, sino también sobre las referencias teórico-políticas. De esta manera, es importante compartir lenguaje, discurso y agendas que, aunque utilizadas con tono diferente en función de cada situación, permitan sostener las relaciones en base a parámetros políticos comunes. Se deberían evitar así, en la medida de lo posible, lenguajes tibios, licuados y tecnocratizados.

En tercer lugar, la confianza precisa de estrategias comunes nacidas desde la unidad en la diversidad, desde el reconocimiento de las identidades diferentes. Estas estrategias deben planificarse en base a una relación simétrica y horizontal y desde una asunción compartida de los riesgos, en la que cada cual aporte su valor añadido: en el caso de los movimientos, su formación política, su capacidad de movilización e incidencia, su capacidad epistemológica, sus agendas y culturas alternativas; en el caso de las ONGD, su experiencia acumulada en el ámbito internacional, su conocimiento de la arquitectura multilateral, su capacidad de lobby político, su capacidad en formación especializada.

Partiendo de estas premisas, sería necesario revisar críticamente las dinámicas habituales de unos y otros: la politización de la CI; el papel de las y los cooperantes como actores políticos y no como “traductores” técnicos; la importancia de la educación emancipadora en la generación de ciudadanía crítica; la distinción ente gobierno y ciudadanía a la hora de entender el origen de los fondos públicos y la disputa sobre los mismos; la relevancia de fortalecer la dimensión internacionalista más allá de la lógica de denuncia, etc.

En definitiva, revisarse críticamente, tener la voluntad de aliarse y generar confianzas a través de agendas, estrategias y actividades compartidas, son algunas de las ideas que proponemos como puntos de partida en este debate imprescindible. Este momento de bifurcación histórica nos abre la oportunidad para replantear la vida desde otros parámetros. Por eso, a pesar de lo compleja que puede resultar la tarea, no podemos cejar en ella. Y es que quienes pensamos que también la cooperación internacional puede tener un papel activo en este sentido debemos replantear lo hecho y no tener miedo a transitar por nuevos caminos, todavía en construcción, pero sin duda necesarios.

Sobre los autores/s: Gonzalo Fernández y Silvia Piris trabajan en el Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional (www.hegoa.ehu.es) y Pedro Ramiro en el Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) – Paz con Dignidad (www.omal.info).

Bibliografía

  • CABANAS, Andrés (2011): “Renombrar la esperanza. Pensar de forma distinta un mundo diferente”, en LARRAÑAGA, Mertxe y Yolanda Jubeto (Eds.), La cooperación internacional y el desarrollo humano local, Hegoa, Bilbao.
  • CASADO, Beatriz y Silvia Piris (2013): “Movimientos sociales, sostenibilidad y cooperación: claves desde la experiencia de Vía Campesina y Marcha Mundial de las Mujeres”, en Pueblos, nº59.
  • FERNÁNDEZ, Gonzalo, Silvia Piris y Pedro Ramiro (2013): Cooperación internacional y movimientos sociales emancipadores. Bases para un encuentro necesario, Hegoa, Universidad del País Vasco, Bilbao.
  • HERNÁNDEZ ZUBIZARRETA, Juan; Erika González y Pedro Ramiro (eds.) (2012): Diccionario crítico de empresas transnacionales. Claves para enfrentar el poder de las grandes corporaciones, Icaria, Barcelona.
  • MARTÍNEZ, Zesar, Beatriz Casado y Pedro Ibarra (2012): Movimientos sociales y procesos emancipadores, Cuadernos de Trabajo nº 57, Hegoa, Bilbao.
  • MARTÍNEZ OSÉS, Pablo J. (2011): “Redefinición del papel de las ONGD: hacia una mirada más política”, en Renovando el papel de las ONGD. Hacia una transformación social, Editorial 2015 y más, Madrid.
  • ROMERO, Miguel y Pedro Ramiro (2012): Pobreza 2.0. Empresas, estados y OND ante la privatización de la cooperación al desarrollo, Icaria, Barcelona.
  • WALLERSTEIN, Inmanuel (2004): Capitalismo histórico y movimientos antisistémicos. Un análisis de sistemas-mundo, Akal, Madrid.
Alianzas sociales para una cooperación internacional emancipadora Alianzas sociales para una cooperación internacional emancipadora Ver en línea : «Hacia 2015: Visiones del desarrollo en disputa», XI Anuario de la Plataforma 2015 y más, 2014.

[1] Aunque ambos marcos difieren fundamentalmente en la consideración de los Estados como agentes de desarrollo, entendemos que comparten toda una serie de principios y valores derivados de la primacía del crecimiento económico capitalista, por lo que a nuestro entender son variaciones de una misma propuesta.

[2] Esta agenda alternativa de solidaridad ha tomado la forma de manifiesto, al que se están sumando múltiples movimientos, ONGD, y numerosas organizaciones sociales y personas a título individual, con el objetivo de hacer incidencia sobre la misma. Seguir campaña en:
http://mmssycooperacioncritica.wordpress.com/

[3] En el segundo capítulo de Fernández, Piris y Ramiro (2013) se realiza un análisis comparativo entre el desarrollo humano y la sostenibilidad, por un lado, y las seis ideas-fuerza de los horizontes emancipadores, por el otro, destacando similitudes y divergencias.

[4] En la agenda propuesta, la pobreza sería un lugar protagonista desde el que plantear lógicas emancipadoras, pero no un objetivo específico que limite los horizontes de actuación. De esta manera, lo popular es propio de muchos movimientos, cuyas agendas en todo caso trascienden la pobreza como objetivo, al vincular esta con el conjunto de dinámicas de la sociedad global actual.

The nuclear industry isn’t planning for the next unthinkable catastrophe

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

Greenpeace activists project images of the Fukushima nuclear power plant onto the Mühleberg plant to warn the Swiss public about the dangers of nuclear energy. Greenpeace demonstrates with the animated projection what a nuclear disaster could look like and wants to show that every reactor runs the potential risk of an explosion.03/04/2013 © Greenpeace / Jacob Balzani Lööv

A new report from the US National Academy of Sciences says not enough is being done to prevent worst case scenario nuclear accidents. We agree.

A year after the Fukushima nuclear disaster began in March 2011…

…the Max Planck Institute for Chemistry in Mainz […] calculated that such events may occur once every 10 to 20 years (based on the current number of reactors) — some 200 times more often than estimated in the past.

Unfortunately, the nuclear industry and its supporters both inside and outside governments didn’t pay much attention.

Skip forward and another group of scientists warns of the dangers of devastating nuclear accidents and how not enough it being done to even consider them let alone prevent them. They argue that too little thinking is done about the “freakishly unusual” that can cause a nuclear disaster.

The new warnings come in a report by US National Academy of Sciences.

"You have to totally change your mode of thinking because complacency and hubris is the worst enemy to nuclear safety," said University of Southern California engineering professor Najmedin Meshkati, a technical adviser to the Academy’s panel.

Complacency and hubris? Two words that sum up the nuclear industry perfectly.

We’ve been told repeatedly over the years that the odds of a nuclear meltdown are astronomical. Yet we’ve seen five – one at Three Mile Island, one at Chernobyl, and three at Fukushima – in the last 35 years.

And that doesn’t count the number of near misses we’ve had over the years.

In 2006, there was a serious incident at Sweden’s Forsmark nuclear power station, in which "it was pure luck there wasn't a meltdown" according to a former director of the plant.

In 2010, the Union of Concerned Scientists (UCS) identified 14 near misses at US nuclear reactors in that one year alone. In 2012, it found 12. The UCS says the US’s nuclear watchdog, the Nuclear Regulatory Commission, “has repeatedly failed to enforce essential safety regulations.”

How about security at nuclear power plants that is so lax, people can enter at will? We’ve seen that in Sweden, France and elsewhere. Greenpeace activists always go to these places with peaceful intent. Others may not have such pure motives.

The clock is ticking on the next catastrophic nuclear accident and not enough is being done to prevent it.

The nuclear industry claims to have learned the lessons of Fukushima but in reality it’s been business as usual ever since. For example, the “stress tests” of EU nuclear reactors in the wake of the Fukushima disaster were found to be full of flaws, blind spots and – that word again – complacency.

As we’re seeing at Fukushima, containing and cleaning up a major nuclear accident tests human ingenuity to its limits. Indeed, with ongoing problems and failures at Fukushima, it sometimes looks beyond our technical abilities as a species.

The only safe nuclear power station is a shut-down power station, but until the day the last reactor is closed, the nuclear industry has an obligation to the people it’s supposed to serve (you know, me and you) to have the tightest and most forward thinking of safety procedures.

And if the industry won’t do it for us, maybe they should to it for their shareholders, the people it regards as more important that than us poor saps who merely buy their electricity and have to live in the shadows of their reactors.

If consideration for ordinary people is beyond them, surely the threat of a major nuclear accident to their profits should be enough to motivate them?

[Image: Greenpeace activists project images of the Fukushima nuclear power plant onto the Mühleberg plant to warn the Swiss public about the dangers of nuclear energy. Greenpeace demonstrates with the animated projection what a nuclear disaster could look like and wants to show that every reactor runs the potential risk of an explosion. 03/04/2013 © Greenpeace / Jacob Balzani Lööv]

AsCkgiKIdL0

El decretazo energético

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

Ladislao Martínez López – ATTAC Madrid

El Ministro de Industria del actual gobierno llegó diciendo que el problema energético prioritario era el déficit eléctrico, y no sólo no ha conseguido resolverlo tras más de 2 años de ejercicio, sino que además ahora debe reconocer la existencia de un déficit gasístico. Así se contempla al menos en el Real Decreto Lay (RDL) 8/2014 aprobado a principio de Julio.

Queda palmariamente refutada la idea de que el déficit era sólo un problema del gobierno anterior o que tenía que ver con el desbocado desarrollo de las energías renovables, como durante mucho tiempo ha mantenido el PP. El déficit se ha desarrollado con el PP en el gobierno y en el sector gasista no hay energías renovables. Antes bien en este RDL se establece como causa principal del déficit gasista la abrupta caída de la demanda de gas natural ocasionada por la crisis energética que hace que los costes fijos de suministro (almacenamiento, regasificación, transporte y distribución) deban repercutirse entre una demanda apreciablemente menor. La norma precisa que la mayor demanda de energía se produjo en 2008 y que la actual, tras un primer semestre cálido que la ha hecho bajar abruptamente, está a los niveles de 2004. La demanda máxima histórica además no se superará hasta 2020…si es que se cumplen las previsiones actuales del gobierno.

Existe déficit y el RDL lo califica de estructural. Era de 326 millones de euros (ME) en 2013 y podría llegar a los 800 ME en 2014. El gobierno ha difundido que con las medidas contempladas en la norma el déficit de este año rondaría los 600 ME. El secreto es reducir los derechos reconocidos a todos los agentes del sector gasista.

Se repercutirá además sobre los usuarios el coste de 164 ME en 5 años por el laudo dictado por la Corte Internacional de Arbitraje de París por el gas que llega por el gasoducto del Magreb. Este reconocimiento se produce contra el criterio casi unánime de todas las instituciones implicadas por un laudo de 2010.

El tratamiento que se da a este déficit guarda notable similitud con el del déficit eléctrico. Son los agentes del sistema gasista quienes tienen que financiarlo y lo recuperarán en los próximos 15 años. El déficit se reconoce pero por el momento no existe nada parecido al fondo de deuda eléctrica, que cuenta con el aval del Estado.

También como en el sector eléctrico se anuncian subidas futuras de precios pese a que se han incrementado significativamente y se reconoce que los precios se sitúan por encima de la media europea y también con el argumento de mantener la estabilidad financiera del sistema. No hay grandes dudas de que sobre el sector doméstico y las pequeñas empresas recaerá el grueso de estas subidas. En el futuro habrá que subir automáticamente los peajes gasistas si el déficit de un año supera el 10% de la facturación total del sector, o la deuda total acumulada de varios años supera el 15%. En el sector eléctrico la subida debe producirse automáticamente cuando el déficit sea superior al 2%, pero su situación financiera es mucho más delicada ya que la deuda acumulada es superior a los 2/3 de la facturación anual.

La analogía con el sector eléctrico se extiende también a la figura de empresas eficientes y bien gestionadas, o a considerar el valor actualizado neto de una instalación como base de cálculo para fijar su retribución, o al periodo de 6 años que se establece para cambiar los aspectos retributivos básicos de la legislación.

En el RDL se avanza en el cumplimiento del acuerdo comunitario de reducir el consumo energético en un 20% de energía final para 2020. La cantidad de ahorro a conseguir es de 16 Millones de Toneladas Equivalentes de Petróleo (MTep). Para este fin se crea el Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE) al que contribuirán con el 1,5% de su facturación las compañías comercializadoras de gas y electricidad y los operadores al por mayor de productos petrolíferos y gases licuados de petróleo. El gobierno a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía implantará las normas técnicas para la consecución de este ahorro. Se definirán posteriormente los mecanismos de apoyo económico y financiero, asistencia técnica, formación e información u otras medidas encaminadas a aumentar la eficiencia energética en los diferentes sectores.

Se fijan además las normas básicas para la acreditación del ahorro a través de los Certificados de Ahorro de Energía (CAE). A efecto de computar el efecto de una determinada medida de ahorro se tendrá en cuenta el momento de su aplicación tal y como indica la UE.

Se establece también la obligación de todos los edificios de disponer de sistemas de contabilizar individualmente su consumo energético. Sea este calor o frio. Dado que todas las nuevas construcciones ya lo cumplen desde 2007, se trata de empezar actuar sobre el parque de viviendas ya existente instalando, por ejemplo, contadores individuales de las calefacciones colectivas. Se trata de una modificación reseñable que deberá resolverse en los próximos años.

El propio gobierno explica las razones de urgencia de esta parte de la norma cuando reconoce que la Directiva 2012/27/UE debería haber sido traspuesta antes de Junio de 2014. Con esta norma se da cumplimiento parcial a esta Directiva, pero queda todavía bastante por implantar.

En la decisiva cuestión de la mejora de la eficiencia el ministerio actúa arrastrando los pies y empujado por la UE, haciendo sólo lo que juzga mínimamente imprescindible para evitar reconvenciones de la UE. Nada ambicioso por tanto en un asunto que debería serlo.

Ladislao Martinez es miembro de ATTAC Madrid, pertenece al Consejo Asesor de VIENTO SUR y participa en Podemos.

Nuevo atropello de lince en el mismo punto negro denunciado por WWF

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

Actúa contra los atropellos de lince<br />© WWFCon esta muerte, ascienden a 13 los linces atropellados en 2014

Más de la mitad de los linces muertos han sido atropellados en los cuatro puntos negros señalados por la ONG


WWF lamenta un nuevo atropello de lince en las carreteras andaluzas. Se trata de Kanija, una hembra de un año de edad que ha muerto en uno de los puntos negros denunciados de forma reiterada por la organización ante el Ministerio de Fomento. WWF señala que tan sólo arreglando dichos puntos negros se reduciría los atropellos a la mitad. Por ello, exige a Fomento actuaciones inmediatas.

WWF sigue con su campaña de recogida de firmas'Ni un lince más atropellado' para reducir la mortalidad de este felino en las carreteras y salvarlo de la extinción. La organización alerta que, de seguir así, se batirán todos los registros negativos para la especie: podrían morir hasta 24 linces en 2014 solo por esta causa. Esta alta mortalidad representa una catástrofe que hipoteca el futuro del lince.

En concreto, según un análisis realizado por WWF, nueve de los trece linces muertos este año lo han hecho en infraestructuras de ámbito nacional, lo que representa un 69% del total. Además, el 54% de los atropellos ha tenido lugar en alguno de los 4 puntos negros denunciados por WWF. Estos datos demuestran que, tan solo arreglando dichas infraestructuras, los atropellos se reducirían más de la mitad.

Esta última muerte ha tenido lugar en la carretera A-420, entre Cardeña y Azuel (Córdoba), y es uno de los lugares peligrosos señalados por WWF. El resto de puntos negros también se encuentran en Andalucía, en concreto en la Autovía A4, a la altura del Andújar (Jaén), otro en la Autopista A-49 Sevilla-Huelva, cerca de Chucena (Huelva), y el cuarto sitúa en la Nacional 442 Huelva-Matalascañas.(Ver mapa de la siniestralidad)

Reunión con Fomento


WWF tuvo una reunión ayer con el Secretario General de Infraestructuras para poner sobre la mesa la grave situación que está viviendo el lince ibérico en estos momentos. A pesar de que el resultado de este encuentro fue un compromiso formal para solucionar el problema de los atropellos, Luis Suarez, Responsable del Programa de Especies de WWF España, declara que 'no podemos esperar más tiempo y necesitamos actuaciones inmediatas para salvar al lince'.

Hasta que no dejen de morir linces en las carreteras, WWF seguirá con su campaña 'Ni un lince más atropellado' para que Fomento arregle de forma inmediata los puntos negros de las carreteras andaluzas. Cerca de 15.000 firmas entregadas en el Ministerio de Fomento avalan la urgencia de arreglar las infraestructuras andaluzas donde está siendo atropellado el lince.

China's planned coal-to-gas plants to emit over one billion tons of CO2

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

Dead Young Pine Trees in Inner Mongolia. 05/04/2013 © Bo Qiu / Greenpeace

There is a potential storm on the horizon of China's energy policy: coal-to-gas.

There could be 50 coal-to-gas projects operational within the next decade, producing 225 billion cubic metres of synthetic natural gas [SNG] per year, if all of the planned ones go ahead, according to comprehensive new research by Greenpeace China.

These 50 would emit around 1.087 billion tons of CO2 per year if they are developed, according to the new analysis. To put this in perspective, it is around one eighth of China's CO2 emissions in 2011 (8.71 billion tons), and much more than the CO2 cuts from coal control measures by 2020 (655 million tons).

If China builds all 50 coal-to-gas plants without carbon capture and storage, and isn't prevented from doing so by a global climate deal, the world's largest emitter of CO2 will put out a significant amount of CO2 in the atmosphere.

Read more:

The Achilles' heel: one industry that might defeat all Chinese climate efforts

How China's coal caps mean it may be doing more to tackle climate change than the EU and US

China announces "war on pollution" and bigger cut in carbon intensity

It will also exceed its own targets set out by the National Energy Administration's (NEA) for coal-to-gas, which is 50 billion cubic metres of SNG by the end 2020.

This comes as the NEA warns operators against "blind development" of coal-to-gas [in Chinese] projects with disregard for the environment, highlighting the need for regulatory approval covering environmental and water standards.

Carbon emissions could balloon

There are only two existing coal-to-gas pilot projects in China currently - Datang's Inner Mongolia Keqi plant and Qinghua's Xinjiang plant. Beijing is investing in the Datang plant in a bid to get dispose of their air pollution and get gas in return, but a study by Tsinghua University found this would increase net carbon emissions - as well as coal and water consumption.

There are around 48 in the pipeline. This includes three under construction, 16 that have been given the green light to go ahead, and 11 that have been newly signed between mid-2013 amid new regulations to get the plants approved faster in June this year.

Even if only the plants that are operational, under construction and have been given the green light to go ahead (21 in total - see map above) become operational, Greenpeace projects CO2 emissions of around 0.402 billion tons per year (from 83.3 billion cubic metres of gas). To put that into context, the US's CO2 reduction target by 2020 is 0.396 tons.

In contrast, NEA's 2020 target for coal-to-gas is equivalent to around 0.242 billion tons of CO2 per year - hinting at a potential uncontrolled boom in the sector.

CO2 emissions from coal-to-gas in China in 2020 | Create Infographics

These sound like huge amounts of CO2. But how much is it relative to burning the same amount of regular natural gas or your run-of-the-mill coal-firing? Quite a bit, it turns out (and obviously a lot more than clean energy).

In a 2013 paper published in Nature Climate Change researchers from Duke University highlighted that nine newly signed coal-to-gas deals would mean seven times more CO2 emissions than if they were from burning natural gas.

The same study states that when SNG is used to generate electricity its greenhouse gas emissions from the whole process from start to finish are around 36-82% higher than coal power.

A peer-reviewed modelling study in the journal Energy Policy from earlier in 2013 found that life-cycle CO2 emissions are 20-108% higher than coal when SNG is used for cooking, heating, and power generation. The authors concluded that coal-to-gas expansion was not compatible with China's 2020 carbon reduction targets.

Datang's Inner Mongolia plant, one of the demonstrator projects, is contracted to provide Beijing with four billion cubic metres of SNG a year - as a result of Beijing having to adhere to a strict coal cap to curb its air pollution problem. This will result in a significant net increase in coal consumption - and thus of CO2 emissions by around 3.77 million tons - according to research by Tsinghua University (Report on China's Low-carbon Development, 2014 [in Chinese]).

All of this analysis hinges on the fact that carbon capture and storage or carbon capture, use, and storage are at the extremely early stages of development - though the process of turning coal-to-gas is suited to capturing the CO2. It's just the storage that's then the issue - both technically and financially.

Coal consumption up

Coal-to-gas uses more coal than regular coal burning to produce the same amount of power.

Much of the reduction in coal consumption in the provinces fighting air pollution (0.118 billion tons) could be offset by increased coal consumption by the coal-to-gas industry(0.103 billion tons) in 2017 - or could even surpass it if the industry overshoots the NEA's targets, according to the Greenpeace analysis.

Coal-to-gas would therefore be a significant reverse for the biggest coal consumer in the world - its demand for the black stuff has been slightly reducing recently.

Furthermore, China may set an absolute cap on its CO2 emissions from 2016 as a result of severe air pollution, and its health impacts. This would be on top of China's 2013 National Air Pollution Plan, which resulted in various provinces and cities including Beijing, Tianjin and Hebei committing to coal consumption reduction targets.

Air pollution and water scarcity in the northwest

The need to reduce smog in the eastern part of China has resulted in the idea that coal should be turned to gas in remote regions to the west, such as Inner Mongolia and Xinjiang. Unfortunately this shift has (at least) two consequences: it transfers air pollution to remote communities in northwestern China and sucks up loads of water from what is an already dry and arid region.

Source: Bloomberg Businessweek (March 2013)

Proponents of coal-to-gas tend to argue it reduces air pollution emissions, including the stuff that makes up smog such as sulphur dioxide and nitrogen oxides (NOx).

But researchers at Tsinghua University have warned (Report on China's Low-carbon Development, 2014 [in Chinese]) that the coal-to-gas technology may not effectively lower the emission of air pollutants such as NOx  - the main contributor to China's smog problem.

In Xinjiang province, near Qinghua's Xinjiang pilot coal-to-gas plant, there have been reports of health impacts from air pollution - and protests.

The dean of the Research Institute of Coal Industry Planning and Design, Zhou Tong, commented [in Chinese]: "This is a process of pollution transfer which I feel is not rational... It is neither desirable nor feasible to keep yourself clean by piling the garbage at your neighbor's door."

Coal-to-gas also results in huge issues for water since it uses a lot of it in its processes. Five to six tonnes of water is needed for each 1,000 cubic metres of SNG produced.

Around 80% of the predicted output of SNG from the 50 plants will come from areas of high or extremely high water risk - areas of high demand or low supply - according to a Greenpeace analysis using a map from World Resources Institute.

Christine Ottery EU Energy and Climate Reporter at Greenpeace UK.

9ghfVQNkZrw

Los ciudadanos suspenden al nuevo sistema de transporte urbano de Granada

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

EL 71% de los encuestados por FACUA Granada considera que este servicio metropolitano ha empeorado mucho tras la implantación del LAC.

FACUA Córdoba denuncia ante Bruselas la ilegalidad de la reducción horaria del taxi a través del taxímetro

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

La Concejalía de Movilidad, Accesibilidad y Transportes del Ayuntamiento de Córdoba se mantiene pasiva e indiferente ante dicha ilegalidad.

Un socio de FACUA recupera 430 euros cobrados al cancelar por enfermedad un viaje con El Corte Inglés

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

La aseguradora ERV resolvió sin argumentos que el repentino agravamiento de José Carlos Gavilán no estaba cubierto por una póliza suscrita precisamente para el reembolso de las tasas de ambos billetes en caso de anulación anticipada.

Eliminan la web fraudulenta denunciada por FACUA que ofrecía como gancho el casting de 'Juego de tronos'

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

La página castingjuegodetronos.com ofrecía un número de teléfono de tarificación especial que sólo informa sobre números de abonado.

Suben los sueldos de los directivos y bajan los de los trabajadores

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

Según un informe sobre las empresas del IBEX presentado por CCOO. "En un momento de crisis, los salarios de los directivos crecen por encima de la inflación, mientras que el sueldo de los trabajadores disminuye".

Carlos Bravo de CCOO se ha referido así a las diferencias salariales que han quedado patentes en el informe. El sueldo medio de un trabajador es de 48.112 euros anuales. Sin embargo, el de un directivo es de 789.721 euros al año o lo que es lo mismo 16 veces más que el de un trabajador. A pesar de las diferencias en la retribución, los sueldos de los directivos han subido de media, en el último año, un 2,8%.

En el documento se analiza el valor de la bolsa, la remuneración de los consejeros, directivos y trabajador, el porcentaje de contratos blindados, datos sobre la plantilla...

El informe destaca la espectacular subida de los contratos blindados con un incremento del 316%. Este tipo de contratos permiten mantener ciertas ventajas, ya sean económicas o de servicios , en caso de despido. Normalmente son directivos, políticos y otros altos cargos los que poseen contratos blindados.

Bravo también ha segurado, refiriéndose a las empresas del IBEX, que "no están aportando todo lo que deberían", ya que acumulan un montante de 43.000 millones de euros en créditos fiscales.

Ver en línea : Cadena SER, 24 de julio de 2014.

Un cracker consigue robar información de la web del Banco Central Europeo

From Organizaciones. Published on 25/07/2014.

El pirata informático accedió a la base de datos tras enviar un correo electrónico a la entidad exigiendo una "compensación económica por la información".
  • Promotoras de la Iniciativa Tecnonova Onubenses.org:

    Fundación Utopía Verde Asociación Mundo Solidario Plataforma Animalista Mundial AECA Ofitec Gestproyect SLDiseño web Huelva y otros servicios avanzados de Internet

    Los logos y marcas pertenecen a sus propietarios y las publicaciones son responsabilidad de sus autores.
    Puedes copiar, distribuir y modificar libremente cualquier obra que pertenezca a la Iniciativa Tecnonova Onubenses.org,
    siempre que cites nuestra autoría, enlaces nuestro sitio web y las obras derivadas de las nuestras
    sean liberadas bajo la misma licencia de documentación libre:
    Licencia GNU FDL (traducción no oficial a Español).
Onubenses.org: Sociedad Civil de Huelva